Cómo evitar las manos secas y agrietadas en invierno

La piel de las manos es la que más expuesta está al frío durante el invierno y por eso la bajada de las temperaturas hace que se seque y se agriete, provocando una sensación de lo más incómoda.

¿Por qué las manos están más secas y agrietadas en invierno?

Descubre los motivos por los cuales la piel de tus manos se reseca con mayor facilidad durante los meses más fríos del año.

No dejes que la piel seca y sin elasticidad de tus manos te impida disfrutar del invierno

Hay ciertas actividades que sólo puedes hacer en invierno y que son súper divertidas, como esquiar, organizar una guerra de bolas de nieve, patinar sobre hielo o beberte una taza de chocolate caliente al lado de la chimenea. Estas actividades pueden ser todo un reto para la piel de tus manos, por eso es importante, prever los efectos nocivos de los cambios drásticos de temperatura manteniéndolas protegidas con NIVEA Crema de Manos Protectora Miel.

¿Qué efectos tiene el invierno en tus manos?

Los meses de frío son una temporada dura para nuestras manos y no es de extrañar que tiendan a resecarse más cuando baja la temperatura. Los cambios bruscos de temperatura (la combinación de condiciones de frío en el exterior y de aire caliente seco en el interior de las casas) elimina la hidratación natural de la piel de nuestras manos y, a menudo, la deja áspera, seca y se agrieta. Además, cuando la temperatura baja, nuestro cuerpo produce menos lípidos, que son importantes para que nuestra piel forme una barrera protectora resistente a las agresiones externas.

También hay otros factores a tener en cuenta durante los meses de invierno. Por ejemplo, solemos lavarnos las manos más a menudo para evitar contagiarnos de gripes y resfriados, pero el uso de agua caliente y jabones agresivos puede dañar la capa protectora externa de la piel, causando que pierda aún más hidratación. Asegúrate de usar siempre una crema de manos después de lavártelas para reponer la hidratación perdida y crear una barrera protectora sobre la piel. NIVEA Crema de Manos Hidratante Aceite de Oliva tiene una fórmula ultraligera que se absorbe de inmediato para no tener sensación pegajosa, hidratando, reparando y calmando la piel.

Cómo cuidar las manos secas en invierno

Te contamos cómo prevenir y tratar las manos secas cuando bajan las temperaturas con la llegada del invierno.

5 pasos para un ritual de cuidado de manos completo

Date un capricho con una mascarilla nocturna para la piel de tus manos

Potencia al máximo el efecto regenerador de tu piel mientras duermes aplicando una capa generosa de crema hidratante como NIVEA Cuidado de Manos Intensivo. Ponte unos guantes de algodón después de aplicar la crema y cuando te levantes disfrutarás unas manos suaves como la seda.

5 pasos para un ritual de cuidado de manos completo

Échales aceite

Los aceites pueden aportar un cuidado mucho más intensivo a tus manos y funcionan especialmente bien en manos que están secas y deshidratadas. Simplemente utiliza unas gotas de aceite de oliva, jojoba o coco y masajea tus manos, sin olvidar tus uñas y cutículas - tus manos te lo agradecerán. 

5 pasos para un ritual de cuidado de manos completo

No te olvides de exfoliar la piel

Prepara tu propia crema exfoliante casera mezclando aguacate con azúcar y zumo de limón. Aplícatelo en las manos durante un par de minutos y enjuágalo. Retirarás las células muertas de la piel y conseguirás unas manos mucho más suaves e hidratadas.

5 pasos para un ritual de cuidado de manos completo

Un buen masaje de manos

¿Sabías que masajeando tus propias manos estimulas la circulación y ayudas a calentarlas? Simplemente usa la mano contraria para masajear cada dedo de forma individual antes de juntar las palmas de ambas manos. Utilizar aceites estimulantes te ayudará a intensificar el efecto del masaje y devolverá a tus  manos su aspecto suave e hidratado.

5 pasos para un ritual de cuidado de manos completo

Protégelas del frío

Las manos son la parte del cuerpo más propensa a la sequedad durante el invierno debido a que están más expuestas a las inclemencias del tiempo. Mantenlas protegidas llevando guantes cada vez que salgas a la calle - el mejor material es la lana natural, que permite que la piel respire y deja que la humedad y el sudor salgan. 

Recuerda hidratar también el dorso de las manos

El dorso de las manos es particularmente delicado, ya que en esta parte la piel es mucho más fina que en las palmas. Además, esta piel tiene muy poco tejido adiposo subcutáneo, por lo que puede secarse más rápidamente. ¡No te olvides de esta parte al aplicar la crema de manos!

Formas simples para hidratar la piel y prevenir las manos secas

  • Recuerda beber cada día suficiente agua para hidratar la piel desde el interior.
  • Evita los secadores de manos con aire caliente y opta por papel o una toalla para secar tus manos después de cada lavado.
  • Deja de usar jabones agresivos que eliminan la hidratación de la piel y elige en su lugar jabones suaves de manos como NIVEA Creme Soft Jabón en pastilla
  • Compra un humidificador para mantener constante el nivel de hidratación de tu hogar.

Alivia la sequedad de las manos con una crema adecuada

El uso habitual de una crema de manos para la piel seca es esencial durante los meses de invierno. Muchas personas optan por usar una loción corporal en lugar de crema de manos, pero es importante tener en cuenta que la piel de las manos tiene necesidades especiales y que las cremas de manos han sido particularmente formuladas para satisfacer estas necesidades.

NIVEA Crema de Manos Reparadora 3 en 1 con Dexpantenol es un tratamiento elaborado para calmar y nutrir intensamente las manos secas y agrietadas en los meses más fríos. Si buscas un cuidado de manos más de diario, prueba NIVEA Crema de Manos Calmante, pensada para que tengas unas manos suaves estés donde estés.