Cómo reducir las patas de gallo - NIVEA

Descubre cómo reducir las patas de gallo

Si estás leyendo este artículo es porque probablemente has declarado la guerra a las patas de gallo. Lo cierto es que estas antiestéticas arrugas que suelen localizarse alrededor de los ojos en sentido horizontal no nos gustan nada. Aunque no podemos impedir que aparezcan con el paso de los años y reflejan lo expresivos que somos, sí que es cierto que puedes atenuar su presencia. Así que toma nota de lo que puedes hacer para reducirlas.

¿Es posible eliminarlas?

Conviene dejar claro que las cremas te ayudarán a disimular estas arrugas, pero si lo que pretendes es eliminarlas tendrás que acudir a la cirugía o a los tratamientos de medicina estética más vanguardistas que se han desarrollado en los últimos años en este campo: inyecciones de ácido hialurónico, bótox o modernas técnicas que combinan la acción del ácido tricloroacético (TCA) con la del peróxido de hidrógeno.

Pero es cierto que estos métodos son más invasivos y no están al alcance de todos los bolsillos. También puede que prefieras decantarte por métodos más naturales. En cualquiera de estos casos, las cremas te ayudarán a atenuar y reducir estas líneas de expresión.  

Productos que te ayudarán a reducirlas

En concreto, en nuestros productos NIVEA encontrarás unos estupendos aliados para reducir estas arrugas. Te presentamos rápidamente algunos de ellos:

Ambos productos son recomendables también para hombre.

Remedios caseros y otros trucos

No está de más reforzar la acción de estas cremas con la realización de ejercicios de gimnasia facial que te ayudarán a mejorar la elasticidad de esta área del rostro. Una correcta dieta donde primen los antioxidantes, los alimentos ricos en colágeno (como las carnes y el pescado) también te ayudarán a reducir las patas de gallo.

Y no olvides que el tabaco, el alcohol, el exceso de sol y el no utilizar gafas de sol cuando la radiación es alta, favorecen su desarrollo, así que toma nota de ello.

Lo cierto es que no hay remedios caseros para las patas de gallo, pero sí una serie de hábitos saludables que te ayudarán a desdibujar su presencia.