Descubre las propiedades de la Vitamina E para la piel

Descubre las propiedades de la Vitamina E para la piel

Es muy posible que ya estés al tanto de la buena fama de la vitamina E para la piel. De hecho, es un potente antioxidante que nos protege ante los radicales libres. Así, su presencia nos ayuda a cuidar todo nuestro organismo, pero también nuestro cutis sale ganando. ¿Sabes por qué? Te lo contamos de inmediato.

¿Qué es la vitamina E?

Antes que nada, conviene que dejemos claro el concepto de vitamina E. Lo cierto es que puede que no sepamos realmente en qué consiste, a pesar de que no dejamos de oír hablar de sus excelencias. En concreto, esta vitamina es un nutriente liposoluble que una vez dentro de nuestro organismo tiene importantes cometidos. Los vemos:

  • Ayuda a proteger nuestras células de los radicales libres. Estos últimos son compuestos que se originan en nuestras células cuando consumimos los alimentos para convertirlos en energía o simplemente al respirar. Pero también los encontramos en la contaminación del aire o en la radiación solar ultravioleta, entre otros ejemplos.
  • La vitamina E estimula el sistema inmunitario con el propósito de que sea efectivo ante cualquier ataque de bacterias y virus.
  • Dilata los vasos sanguíneos e impide que se formen coágulos de sangre en su interior.
  • Las células necesitan la vitamina E para interactuar entre sí y desarrollar numerosas funciones de gran importancia.

La vitamina E se encuentra naturalmente presente en los alimentos y dependiendo de nuestra edad será precisa más o menos cantidad. Así, con carácter general, a los adultos se les recomienda ingerir 15 mg diarios.

Aunque no suele ser habitual, una deficiencia puede dañar los nervios y debilitar los músculos, además de reducir la sensibilidad en los brazos y las piernas e incluso deteriorar nuestro sistema inmunitario, entre otros síntomas.

Alimentos que contienen vitamina E

Por lo tanto, parece más que claro que la vitamina E resulta fundamental para que todo vaya como la seda. Afortunadamente, la podemos encontrar en infinidad de alimentos. Así que será relativamente fácil que en tu dieta no falte este nutriente. En cualquier caso, repasamos los que presentan las más altas concentraciones de vitamina E:

  • Aceite de girasol (48 mg/100g). Aunque no es el aceite mayoritario en nuestra cocina, es cierto que casi todos tenemos una botella en casa para freír o elaborar mayonesas caseras. Es posible que ahora lo mires con mejores ojos ahora que sabes que rebosa de vitamina E. Por lo misma regla de tres, las pipas de nuestros aperitivos y tentempiés también pueden convertirse en una sabrosa fuente de este nutriente. De modo que disfrútalas sin remordimientos.
  • Las castañas (26 mg/100g). El fruto seco por excelencia del invierno al que muchos tributan un cariño especial ya que comerlas asadas en un puesto callejero es todo un placer.
  • Las almendras (20 mg/100g). Otro básico de nuestros aperitivos y que numerosos vegetarianos también han incorporado a su dieta en forma de leche.
  • Aceite de oliva (5mg/100g). Quizás no presente una alta concentración de vitamina E, pero el hecho de que no falle en nuestra alimentación diaria (pues lo usamos para prácticamente todo) lo convierte en una importante puerta de entrada de vitamina E para nuestro organismo.
  • Los aguacates (3 mg/100g). Este alimento no necesita presentación ya que en los últimos años ha causado furor y hemos pasado de ignorarlo por completo a convertirlo en la piedra angular de nuestros desayunos y ensaladas. Incluso algunos lo consideran un superalimento por la elevada presencia de nutrientes que posee pues prácticamente ofrece todo el rango de vitaminas existente.

Beneficios de la vitamina E para la piel

No podemos pasar por alto los beneficios de la vitamina E para la piel. Aunque es cierto que al comerlo ya disfrutamos de sus propiedades, es recomendable optar por productos cutáneos que la incorporen en su formulación. De esta manera reforzaremos sus efectos. ¿Qué mejoras puede experimentar nuestra piel si optamos por este nutriente? Pues muchas.

Prevención de estrías

Si queremos prevenir las estrías, la vitamina E puede servirnos de aliado dado que mejora la elasticidad de la epidermis.

Eliminar cicatrices y manchas solares

La vitamina E difumina las posibles cicatrices, además refuerza nuestra defensa contra el sol, pues nos protege de la radiación ultravioleta. Ten en cuenta que estamos en presencia de un potente antioxidante que nos ayudará, por lo tanto, a sobrellevar el paso del tiempo.

Retrasa la aparición de arrugas y mantiene la piel hidratada.

Ayuda a la regeneración de la piel y a que esta se mantenga tersa, además de flexible. Conviene saber que favorece la producción de colágeno y elastina en la piel.

Dicho todo esto, parece que no es para nada una mala idea incluir cremas con vitamina E en nuestro cuidado diario. Por este motivo, te animamos a consultar todo el muestrario de productos con vitamina E de NIVEA. Ya verás que cuidarse es más fácil que nunca con todas estas propuestas.