Filtro
Ordenar
Ordenar
 
¿Cómo cuidar la piel de un bebé?

La piel de un recién nacido es sensibley permeable, y está menos protegida frente a los factores ambientales como el frío, la radiación ultravioleta o los cambios de temperatura: por ese motivo es esencial proteger la piel de tu bebé. La piel de un bebé reacciona rápidamente a las agresiones externas y se irrita, busca siempre productos con fórmulas especialmente desarrolladas para este tipo de piel. Los productos para bebé de NIVEA están diseñados para proteger e hidratar esta piel tan sensible, previniendo posibles reacciones alérgicas.

Productos para bebé para una piel saludable

Para que la piel de tu bebé se mantenga sana, es necesario cuidarla desde el exterior. Los productos específicos para bebé deben respetar las características de este tipo de piel. Usa una crema hidratante en la piel de tu bebé cuando se reseque, o evita la sequedad aplicando con frecuencia cremas o lociones hidratantes. Un masaje suave favorece la circulación sanguínea y refuerza el vínculo emocional con tu bebé. No te olvides de proteger la piel de tu bebé del sol con un protector solar. En general, los bebés no deberían exponerse a los rayos del sol. Tan pronto como salgas de casa, es importante que apliques un protector solar sobre la piel del bebé, o lo protejas con una sombrilla, unas gafas, un sombrero... Baña a tu bebé una o dos bebes por semana, empleando siempre un jabón neutro, y tras secar cuidadosamente su piel aplica un producto hidratante específico para bebés, ya sea en forma de aceite, crema o loción. Porque aunque los jabones especiales para bebé son más delicados, pueden resecar la piel de tu bebé.

Cuidado con la zona del pañal

La zona del pañal requiere una atención especial. Esta parte del cuerpo no está expuesta al aire, y como resultado pueden aparecer en la piel de tu bebé rojeces, irritaciones o incluso erupciones. Cambiarle el pañal puede ayudar a la piel de tu bebé, ya que aireas la zona, pero también debes cuidar y proteger lapiel de esta zona. Una limpieza efectiva pero suave, por ejemplo con un paño mojado en agua templada o toallitas limpiadoras para bebé, ayuda a regenerar lazona. También existen específicas para la zona del pañal que previenen la inflamación y las erupciones. A la hora de elegir productos para la piel de tu bebé, fíjate en que tengan pH neutro, compatibilidad con este tipo de piel y una fórmula especialmente suave.