Consejos

Caricias para el alma: así de importante es nuestra piel.

  • Con nuestra piel sentimos el frío, el calor, la presión y la proximidad a otras personas. Por eso la piel es un órgano de comunicación importante, puesto que nos vincula al mundo exterior.
  • El contacto con la piel es tan importante como respirar, comer y beber… desde el momento en que nacemos.
  • Para los adultos, las caricias y el contacto corporal en nuestras relaciones significativas son especialmente importantes.
  • Pero las personas a las que les cueste el contacto físico no tienen por qué renunciar al piel con piel. A través de un masaje propio al hidratarse a sí mismo o por un especialista uno puede conseguir el mismo efecto positivo.
  • Nuestra piel también revela lo que sentimos por dentro: nos ruborizamos cuando sentimos vergüenza, palidecemos de miedo y, cuando nos estresamos, nuestra tez se demacra.