Baño

Sumérgete en el placer de un baño relajante

Convierte tu baño en un spa
La luz cálida de las velas, música clásica de fondo y un aroma de ensueño: no hay nada como relajarse en casa. Con solo un par de trucos podrás crear tu refugio de bienestar y relax en tu propio cuarto de baño.

Placer y relax a la hora del baño con los siguientes consejos

Tu santuario de bienestar para desconectar del día a día

  • Después de un largo día, para relajarse a veces no hay nada mejor que darse un buen baño. Pero el ambiente tiene que acompañar. 
  • Para asegurarte de que tu cuarto de baño se convierte en un pequeño oasis de placer y bienestar, crea un ambiente cálido y acogedor colocando velas por toda la estancia
  • Pon música relajante de fondo, por ejemplo música clásica o una selección de baladas. 
  • No te sumerjas en el agua sin más: añade primero alguna de esas maravillosas esencias para el baño como NIVEACreme Care Gel de Ducha un auténtico placer para los sentidos.
  • ¿Quieres mimarte aún más y concederos a ti y a tu piel una experiencia de lo más placentera? NIVEA Natural Oil es ideal para mimar tu piel intensamente. 
  • ¿Qué más necesitas para una tarde de relax? Exacto: un buen libro.

Un libro te transporta a un mundo diferente y te ayuda a salir te tu rutina.

El mejor libro para relajarse es un libro positivo. ¿De humor? Sí, genial. ¿De amor? ¡Por supuesto! ¿De intriga? Bueno, pero solo en pequeñas dosis. Al final del día, solo quieres recostarte y dejar atrás el estrés.

Tu cuarto de baño: un oasis de placer y bienestar

Para poder disfrutar de verdad de un rato de placer y relajación, necesitas tiempo y paz. Echa el freno, apaga el móvil y móntate el spa en casa. Antes de darte el baño, llena la bañera con agua caliente y selecciona tus productos de aseo preferidos y una buena música relajante. Voilà: tu spa privado está listo.

Tu música favorita para el mejor momento del día

La música produce un gran efecto en el subconsciente. Los sonidos relajantes disminuyen notablemente los niveles de estrés y nos ayudan a descansar. Aprovecha el efecto relajante de la música instrumental o de obras clásicas como "Las Cuatro Estaciones de Vivaldi" o "Los Nocturnos de Chopin". Agradables sonidos naturales, como los de "Enya" te ayudarán a encontrar tu equilibrio interior. Déjate llevar por la música y recarga pilas para hacer frente a los próximos retos.

El spa en casa

Te recomendamos