Consejos

Un par de datos que es bueno saber acerca de la piel de tus manos

  • La piel de las manos es casi tan sensible como la del rostro y, sin embargo, tiene que ser capaz de resistir muchas más cosas, ya que usamos las manos constantemente.
  • La piel del dorso de las manos es muy fina y contiene muy poco tejido adiposo en la hipodermis. Esto hace que sea muy sensible y envejezca fácilmente.
  • En las palmas de las manos, la piel tiene más tejido graso y conjuntivo y es más robusta. Sin embargo, como carece de vello y glándulas sebáceas, le resulta difícil absorber la hidratación.
  • Los agentes externos –como el sol, el frío, el calor y el agua– afectan negativamente a su barrera de protección natural.
  • El objetivo del cuidado de las manos es impedir que se resequen y mantener su nivel de hidratación.