Consejos

NIVEA aclara todos los mitos que circulan sobre los desodorantes.

  • Si te das una ducha de agua fría, no sudas. Eso solo es cierto a corto plazo. Una ducha de agua fría reduce la temperatura corporal, pero nuestro organismo lo compensa poco después.
  • Si usas desodorantes sobre la piel recién afeitada, corres el riesgo de que se produzca una irritación. Falso: Los desodorantes no causan irritación, es el afeitado lo que la provoca. Te recomendamos utilizar una espuma o gel de afeitar para proteger tu piel y aplicar después sobre la axila un desodorante como NIVEA Double Effect Roll-on  que permite una depilación más eficaz y una axilas suaves durante más tiempo.
  • Otra creencia: los desodorantes y antitranspirantes taponan los poros de la piel. En realidad, los desodorantes antitranspirantes estrechan durante un tiempo limitado los poros, reduciendo así la producción de sudor en esa zona. De esta forma, la sensación de protección y seguridad que deja un desodorante está garantizada y no tiene absolutamente ningún efecto negativo para tu piel, que puede continuar transpirando libremente.