Parabens in cosmetics_header

¿Por qué se utilizan conservantes y parabenos?

¿Qué son? ¿Dónde se usan? ¿Cómo funcionan?
Dejas tu crema en tu cálido cuarto de baño, llevas el protector solar a la playa y utilizas el gel de ducha meses después de abrirlo ¿verdad? La mayoría de los productos cosméticos: cremas faciales, corporales, solares... para que no tengan que conservarse en el frigorífico contienen conservantes.

Los parabenos protegen y la piel los tolera bien

Los parabenos son conservantes seguros y bien tolerados por la piel que cumplen una función importante. Para más información acerca de los parabenos, haz clic aquí.

¿Qué hacen los parabenos?

Sin conservantes, muchos productos se deteriorarían poco después de abrirse y caducarían rápidamente. Esto es debido a distintos microorganismos, como bacterias y mohos, que acceden al producto a través del contacto con tu piel y que, gracias al medio acuoso de muchos cosméticos, se multiplican fácilmente. Como consecuencia, los productos se contaminan, no son capaces de mantener el cien por cien de su eficacia y pueden causar la aparición de enfermedades. Los parabenos destruyen las bacterias y los mohos, evitando así que los cosméticos se deterioren. Y esto proporciona seguridad a los consumidores. Gracias al uso de parabenos, Beiersdorf puede garantizar la calidad de sus productos durante un largo periodo de tiempo.

Eficaces y bien tolerados por la piel

Los parabenos son conservantes especialmente eficaces y, además, bien tolerados por nuestra piel. Esa es la razón por la que son los conservantes más utilizados en todo el mundo, no solo para la protección de los cosméticos, sino también en los productos domésticos, medicamentos y alimentos. Y además, se llevan utilizando ya más de 80 años con ese fin. Beiersdorf utiliza parabenos en aproximadamente un 30 % de sus productos, principalmente en los de cuidado corporal, protección solar y cuidado facial. Son los conservantes mejor investigados. Como todos los ingredientes que utiliza Beiersdorf, los parabenos se añaden solo cuando son necesarios. Por ejemplo, la clásica NIVEA Creme, no suele necesitar ningún tipo de conservante, ya que su fórmula basada en aceite la protege de forma natural de bacterias y mohos. 

Los parabenos han sido objeto de incesantes críticas por parte de las organizaciones de consumidores, los medios de comunicación y los fabricantes de cosméticos naturales, que alegan que los parabenos se acumulan en el organismo, que alteran el sistema hormonal, que provocan cáncer y que limitan nuestra capacidad reproductora. Sin embargo, estos temores han demostrado carecer de fundamento. La Comisión Europea y sus comités científicos consultivos, así como la comisión evaluadora independiente estadounidense Cosmetic Ingredient Review (CIR), han confirmado en repetidas ocasiones que los parabenos no suponen un riesgo para nuestra salud. (Enlace al estudio de la Comisión Europea, enlace al estudio del CIR, enlace a la US Food and Drug Administration).

Según dichos estudios, todos los parabenos que nuestro cuerpo absorbe son degradados rápidamente. Por lo general, la piel tolera muy bien los parabenos. Como cualquier otro ingrediente, pueden provocar alergias en casos aislados, pero esto ocurre con menos frecuencia que con otros conservantes.
Los parabenos garantizan que los productos mantengan su calidad.
Los conservantes se utilizan solo en cantidades mínimas.

¿Efectos hormonales?

¿Son peligrosos los parabenos? La respuesta es un claro NO. 
Es cierto que en algunos ensayos de laboratorio, varios ingredientes producen efectos similares a las hormonas (incluyendo los parabenos), pero también los producen la soja y otros alimentos. Sin embargo, este efecto es mucho más pequeño que los que producen muchos otros estrógenos naturales (este estudio, por ejemplo, lo confirma). 

Esto no significa que la utilización del producto vaya a tener un efecto hormonal. Primero, porque los conservantes solo se añaden en la cantidad necesaria; segundo, porque normalmente los productos solo se aplican sobre la piel y no son ingeridos; y tercero, porque en el caso de que, a pesar de todo, terminase entrando una ínfima cantidad, los parabenos son degradados rápidamente por nuestro organismo.

A lo largo de su dilatada historia de uso, los ingredientes como los parabenos siempre han sido objeto de análisis por parte de reconocidos expertos. De acuerdo con las conclusiones arrojadas por diversos estudios científicos y la valoración del Instituto Federal Alemán para la Evaluación de Riesgos y la organización Stiftung Warentest, los parabenos son seguros.

Los parabenos no son siempre parabenos

Los parabenos son conservantes seguros y bien tolerados por la piel que cumplen una función importante. Aunque a menudo se habla de ellos como “peligrosos productos químicos”, los parabenos también se dan en la naturaleza y se utilizan en cantidades tan reducidas que no se ha podido demostrar que causen efectos hormonales. A pesar de que, muy conscientemente, Beiersdorf utiliza parabenos debido a sus numerosas ventajas (buena tolerancia, muy investigados, eficacia), nuestro I+D investiga de manera continua opciones de conservación nuevas, seguras y tolerables, y trata de incluir la mínima cantidad posible de sustancias conservantes. Por ejemplo, no incluimos Butylparabeno en los productos NIVEA y nuestros productos para bebés no contienen parabenos. También ofrecemos a los consumidores la opción de comprar productos sin parabenos. Después de todo, como compradora bien informada, eres tú quien decide qué producto es el mejor para ti. Aproximadamente un 70 % de los productos de NIVEA no contienen parabenos.
Los parabenos son conservantes seguros y bien tolerados.