Piel bonita Header

Piel bonita: cómo conseguir un cutis perfecto

Bonita a la vista, genial al tacto.
Muy pocas de nosotras tienen una piel lisa y "perfecta". Un aspecto fresco y un cutis saludable no se tienen por casualidad. ¿Qué puedes hacer para tener una piel bonita? En realidad, bastantes cosas.

Tu piel: un milagro de la naturaleza

Tu piel tiene siempre mucho que hacer. Está expuesta de la mañana a la noche a distintos factores que pueden afectarla tanto interna como externamente. La piel nos rodea, nos protege y refleja cómo nos sentimos.

Una sola piel, muchas tareas

¿Sabías que tu piel supone casi un 16 % de tu peso total? La piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Se encarga de regular la temperatura corporal y de almacenar energía, pero, por encima de todo, tiene una importante función protectora. La luz solar, el tabaco, el alcohol y el estrés favorecen la formación de radicales libres, nocivos para nuestra piel. 

El calor, el frío, la humedad y las toxinas ambientales también afectan directamente a nuestra piel y, por consiguiente, a nuestra salud. Si bien es cierto, el estado de nuestra piel está determinado por factores internos como la predisposición genética o el proceso de envejecimiento natural. No podemos protegerla completamente de todo, pero con los cuidados adecuados podemos reforzarla en sus funciones y conseguir que mantenga su belleza. 

Para más información acerca de cómo cuidar los distintos tipos de piel, haz clic aquí.


La piel es el espejo del alma

Además de los ojos, las orejas y la nariz, también tienes otro órgano de comunicación: la piel. De hecho, ¿te habías planteado alguna vez que en realidad es el órgano con el que más nos comunicamos con los demás? Lo usamos para sentir, tocar y mostrar nuestros sentimientos más íntimos. Gracias a sus fibras sensoriales, la información no solo procede del exterior, sino que también emana del interior hacia fuera, desde lo más profundo de nuestra alma.

Los estímulos se procesan emocionalmente en función de la situación y provocan determinadas reacciones en nuestra piel. Así, por ejemplo, cuando pasamos vergüenza nos ruborizamos o comenzamos a sudar; cuando tenemos miedo empalidecemos y, cuando estamos estresados, nuestro cutis lo refleja adquiriendo un tono lívido y con la aparición de ojeras. Por lo tanto nuestra piel refleja cómo percibimos el mundo que nos rodea y cómo reaccionamos a él y también cómo nos sentimos. Así que ¡cuida y respeta tu piel! 

Para más información acerca de cómo estimular la belleza de tu piel desde el interior, haz clic aquí.


¿El secreto de una piel bonita?

El estado de nuestra piel depende de la predisposición genética, pero también de factores ambientales y de la edad. Si bien es cierto, tú también puedes hacer algo para lucir una piel bonita. No te cruces de brazos y cuida tu belleza natural.

Nuestros consejos para lucir una piel bonita.

  • Utiliza siempre productos de cuidado que sean adecuados para tu tipo de piel, ya que de esta forma  la estarás ayudando con fórmulas especialmente enriquecidas para cuidarla y protegerlas como necesita.
  • ¡Nunca, nunca te vayas a dormir sin haberte desmaquillado antes! Un gel limpiador suave y un tónico antes de tu crema hidratante harán que tu piel esté radiante a la mañana siguiente.
  • Trata con cuidado tu piel: no frotes la piel con una toalla después de limpiarla, porque así puedes dañar su barrera de protección natural. Es mejor que te seques con una toalla dando ligeros toquecitos. 
  • El estrés se puede ver en tus labios:nutre tus labios con un bálsamo a diario y consigue que vuelvan a lucir espléndidos en un abrir y cerrar de ojos.
  • Incluye una exfoliación semanal en tu rutina de cuidado habitual. Esto te permitirá mantener un cutis rosado con poros de pequeño tamaño. 
  • Tu piel es nocturna: la tasa de división celular es mucho más elevada por la noche que durante el día. Así que hazle un favor a tu piel y utiliza alguna crema de cuidado de noche de NIVEA.
  • Limpia tus brochas y esponjas de maquillaje de vez en cuando, ya que de lo contrario, las bacterias acumuladas podrían introducirse en tu piel favoreciendo la aparición de impurezas.

Los mejores cuidados para una piel bonita

Mantén la juventud y la belleza de tu piel

Hay muchos factores que pueden provocar el envejecimiento prematuro de la piel. Tu estilo de vida también influye en tu aspecto. Una dieta desequilibrada, el consumo de alcohol, la nicotina y el estrés psicológico son veneno para tu piel. Lleva una vida sana y resérvate tiempo libre para ti, ya que estar relajada y sentirte bien contigo misma es la mejor receta para lucir una piel joven y bonita. No te olvides de protegerla de la radiación UV de la luz solar que acelera el envejecimiento de la piel.

Para ello utiliza siempre cremas faciales con factor de protección solar no sólo en verano, durante todo el año. Con los cuidados adecuados puedes reducir eficazmente las líneas de expresión y las arrugas, que son los primeros signos de envejecimiento de la piel.  NIVEA Q10Plus Anti-arrugas Cuidado de Día FP30  reduce las arrugas, protege tu piel de la radiación UV y previene el envejecimiento prematuro de la piel causado por el sol. 

Para más información acerca de la protección solar facial más adecuada, haz clic aquí.

Masaje para el alma

Darse un masaje facial reduce los niveles de estrés. Desliza los dedos índice y corazón hacia arriba comenzando en el puente de la nariz. Ve separando los dedos mientras asciendes hasta llegar al nacimiento del cabello. Presiona suavemente mientras lo haces.

La verdadera belleza emana del interior

Apúntate a la buena vida: una dieta saludable, el deporte y la relajación te permitirán lucir una piel espléndida. Resérvate tiempo libre para dedicártelo a ti misma y presta a tu cuerpo la atención que merece.
Te recomendamos...