Acné Header

El cuidado de la piel con impurezas y granos

Consejos para una piel grasa y con impurezas
Los brillos excesivos y la presencia de granos convierten nuestra piel en un problema. Cuando no logramos controlar este problema, puede generar sentimientos de inseguridad y afectarnos incluso emocionalmente, pero ahora es posible mostrar una piel libre de impurezas aunque tengas la piel grasa.

Lo que deberías saber sobre la piel grasa

Una piel grasa tiende a producir más sebo del necesario. La predisposición genética, el estrés, las fluctuaciones hormonales o un estilo de vida poco saludable son algunos de los factores que estimulan las glándulas sebáceas y provocan la aparición de impurezas en la piel.

Causas y efectos: por qué se forman los granos

Las glándulas sebáceas se encuentran en la dermis y están directamente conectadas con los folículos pilosos. Si las glándulas sebáceas producen demasiado sebo, los folículos pilosos se llenan y se obstruyen, apareciendo los granos. El manto ácido natural de la piel pierde su equilibrio debido a la sobreproducción de sebo y, sin esta protección, las bacterias consiguen penetrar por los poros, haciendo que la piel se inflame. Para más información acerca de las espinillas y sus causas, haz clic aquí.

Estos síntomas son signos de piel grasa.

  • Piel con brillos: el sebo es visible como película grasa que cubre la piel.
  • Poros de mayor tamaño: si la piel produce sebo en exceso, las paredes de los poros aumentan de tamaño de forma permanente.
  • Tez amarillenta: la piel grasa no tiene una buena circulación, por lo que suele adquirir un tono cetrino. 
  • Granos en la zona T: la piel de la frente, la nariz y la barbilla suele ser la más afectada por las impurezas.

Cómo cuidar la piel grasa

La piel grasa necesita mucha atención y cuidados especiales. Para que la piel no muestre tantos brillos y no se formen esos granos y espinillas tan molestos, la producción de sebo debe mantenerse a raya. Incluso si tienes la piel grasa, puedes mostrar un cutis saludable si sigues una rutina adecuada de cuidados.

Limpia tu piel en profundidad, hasta los poros

Una limpieza exhaustiva es especialmente importante para quien tiene la piel grasa. Pero no uses jabón, ya que los jabones resecan la piel facial innecesariamente y, además, estimulan la producción de la grasa natural de la piel. *NIVEA’s Anti Blemish Daily Wash Scrub*, con extracto de corteza de magnolia, limpia intensivamente, reduce los brillos y abre los poros. Esto asegura que las bacterias estén bajo control y mejora el aspecto de la piel. Utiliza un tónico después de limpiar tu piel. Los tónicos con una pequeña cantidad de alcohol tienen un efecto desinfectante y son especialmente adecuados para las pieles grasas. Presta especial atención a la zona T: las Tiras Limpiadoras Purificantes de NIVEA actúan directamente contra las impurezas de la piel y eliminan las espinillas. Para lograr una mayor eficacia y eliminar los granos y las impurezas, lo mejor es usar productos específicos para el cuidado de la piel grasa como, por ejemplo,  NIVEA Clean Deeper Gel Exfoliante Diario.

Luce una piel radiante

Si tienes la piel grasa, debes usar siempre una crema hidratante, ya que la piel grasa también tiene que protegerse del frío, del calor y de otros factores ambientales. Las texturas ligeras como fluidos y geles son especialmente indicadas. Comprueba que tu hidratante contenga ingredientes antibacterianos y calmantes para la piel. NIVEA Control Shine Cuidado de Día con Extracto de Corteza de Magnolia, tiene un efecto hidratante y matificante y reduce los poros.

Los cuidados de belleza diarios no son un mito

Remedios para combatir las impurezas y granos

Consejos para una piel sin impurezas: cómo anticiparse a los granos

  • Evita los factores irritantes: evita el calor y las limpiezas abrasivas o agresivas, ya que la piel grasa reacciona con mucha sensibilidad a estas agresiones. 
  • Retira el exceso de grasa: los polvos mate y los maquillajes libres de aceites absorben el exceso de sebo de la piel facial. Si notas brillos no deseados en tu rostro, también puedes usar un pañuelo de papel y retirar el exceso de sebo con suavidad. 
  • Usa exfoliantes y mascarillas purificantes: puedes eliminar las células muertas y la suciedad de tu piel de 2 a 3 veces por semana con un exfoliante suave y después tonificarla e hidratarla con una mascarilla. 
  • Acude a un salón de belleza: acude periódicamente a que te limpie la piel un esteticista profesional. El aspecto de tu piel mejorará de forma duradera. 
  • Cambia tu alimentación y tus hábitos: un estilo de vida poco saludable, como fumar o sufrir de estrés, puede tener consecuencias negativas para el aspecto de tu piel. Sigue una alimentación sana y bebe muchos líquidos.
  • ¿En tu caso las impurezas son un problema grave y tu piel tiende a producir acné? Para más información acerca de los tratamientos adecuados contra este tipo de problemas cutáneos, haz clic aquí.

Remedios naturales caseros

También puedes combatir los granos y las impurezas faciales con plantas medicinales. Los pétalos de caléndula, por ejemplo, contienen ingredientes anti-inflamatorios. Prepara una infusión con los pétalos y coloca una gasa empapada con ella sobre tu  piel durante unos instantes. También un simple y rápido baño de vapor puede ayudar a combatir los granos y las espinillas. Añade un par de gotas de esencia de manzanilla en agua caliente, cúbrete la cabeza con una toalla y coloca la cara encima del vapor durante unos 5 minutos. El vapor caliente abrirá los poros y la piel podrá absorber mejor una mascarilla purificante.
Pétalos de caléndula o pétalos de manzanilla o mujer con gasa o baño de vapor.

Te recomendamos...