Imagen
¡No olvides aplicar la crema solar también en esas zonas que tan frecuentemente pasamos por alto, como los lóbulos de las orejas y las plantas de los pies!