Piel y sol

Diversión bajo el sol con la protección solar adecuada

Disfruta de días sin preocupaciones bajo el sol
Cuando el sol brilla, nos hace felices. La energía del sol controla nuestra vida: hace que crezcan nuestros alimentos, conserva el calor y tiene una influencia importante en las funciones cruciales de nuestro cuerpo. Disfruta de la belleza del sol.

Piel y luz solar

La clave para conseguir un bronceado bonito: el sol

No hace tanto tiempo, una piel blanca e inmaculada era el ideal de belleza deseado. Las personas que estaban «blancas» eran de alta cuna, pues obviamente no tenían que trabajar al aire libre. 

Pero, con el paso de las décadas, esa percepción ha cambiado. Hoy en día, la moda es tener una piel bronceada y saludable. Tu piel se broncea porque la luz ultravioleta fomenta que produzca un pigmento llamado melanina. 
Su tarea consiste en proteger nuestra piel del daño causado por las radiaciones ultravioletas proporcionando a nuestras células cutáneas un escudo protector eficaz. Por lo tanto, un tono bonito solo es consecuencia de un plan de protección mayor. ¿Nos bronceamos todos igual de rápido? No: ciertas células que forman pigmentos son responsables del bronceado. Cuanto más numerosas, activas y extendidas estén esas células, más rápida e intensamente te broncearás. Como el número de estas células se determina genéticamente, por desgracia solo tenemos una influencia limitada en el proceso de bronceado de nuestra piel. 

Haz clic aquí para ver más información sobre los efectos del sol.

La protección natural de nuestra piel

Nuestra piel se vuelve más oscura al exponerse al sol porque la luz ultravioleta fomenta que produzca un pigmento llamado melanina. La tarea de la melanina consiste en proteger la piel del rostro, por ejemplo, del daño causado por las radiaciones ultravioletas, proporcionando a nuestras células cutáneas un escudo protector eficaz. Para asegurarnos de que nuestra piel siga estando bonita, debemos protegerla siempre de la luz del sol. 

EFECTOS DEL SOL SIN PROTECCIÓN SOLAR

Si la piel se expone a una radiación excesiva de rayos UVB, puede quemarse. Esto causa una sensación desagradable de calor, quemazón y ampollas; después, la piel dañada o quemada se pela. 
Las quemaduras solares pueden ocurrir muy rápidamente y sin que te des cuenta, puesto que solo se vuelven visibles entre 6 y 24 horas después de que se haya causado el daño. Pero la reacción cutánea puede durar varios días. 

Muy importante, no lo olvides: cada vez que te quemas al sol, la piel queda dañada, y quemarse repetidamente por exposición al sol incrementa el riesgo de padecer cáncer de piel.

QUEMADURA SOLAR

CÁNCER DE PIEL

Los propios mecanismos de reparación de la piel solo pueden compensar el daño causado por los rayos ultravioletas. 
No debes olvidar mientras disfrutas del sol: demasiada radiación ultravioleta daña la estructura del ADN de la piel, lo que puede causar cáncer de piel. Aunque la radiación UVB es la principal causa del cáncer de piel, la luz UVA también puede contribuir.

Cuando la radiación UVA penetra en la piel, su proceso de envejecimiento se acelera considerablemente al destruir la red de colágeno y elastina. La piel pierde su elasticidad, se vuelve seca y áspera, y se forman arrugas. Esa es otra razón por la que es tan importante que tu crema de día también tenga un factor de protección solar, especialmente si tienes la piel sensible, para que esté protegida ante el sol a diario. 
Combinado con un producto para el antienvejecimiento de la piel, el factor de protector solar protege bien ante el proceso de envejecimiento causado por el sol.

EL PROCESO DE ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL

ALERGIAS

Algunas personas sufren reacciones alérgicas a la radiación UVA del sol. Estas ocurren a causa de una reacción en el sistema inmunitario al estrés oxidativo causado por la radiación UVA (fotodermatosis polimorfa, también conocida como eccema causado por el sol) o debido a una reacción cutánea a cosméticos que reaccionan a la luz UVA. Las alergias al sol pueden ocurrir incluso tras una breve exposición a la luz UVA, y los síntomas son variados; entre ellos se encuentran el enrojecimiento de la piel, el picor, las placas, las pápulas y los mareos. 
Para responder a las necesidades de la piel sensible, NIVEA Sun ha desarrollado Protect & Sensitive: ofrece una protección muy eficaz ante los rayos UVA para reducir el riesgo de padecer alergias al sol. Además, los productos de la gama Protect & Sensitive no contienen fragancias, colorantes ni conservantes.

MANCHAS DE LA EDAD

Las manchas aparecen normalmente en partes del cuerpo que se exponen con frecuencia al sol durante largos periodos de tiempo, como las manos o el rostro. 
Son un signo de daños cutáneos causados por la luz ultravioleta. Aunque el 90 % de las personas mayores de sesenta años con piel de tipo europeo tienen manchas por la edad, el efecto no se limita a personas con piel clara. Las manchas se producen en todo tipo de piel tras daños causados por luz ultravioleta. Los productos de protección solar de NIVEA contienen un sistema de filtros UV que reducen el riesgo de que se oscurezcan las manchas de la edad.

Cuida y protege tu piel bajo el sol

Te recomendamos...