Imagen

Cuando los rayos UV alcanzan tu piel

Los rayos UVA no duelen cuando llegan a la piel, pero penetran en profundidad en las células de la dermis. Crean radicales libres y pueden dañar las células a largo plazo.