¿CUÁL ES TU TIPO DE PIEL?

¿CUÁL ES TU TIPO DE PIEL?

¿Conoces tu tipo de piel? ¿Cuál es el cuidado ideal para tu piel? ¿Qué producto de NIVEA se adapta mejor a sus necesidades? Aquí encontrarás respuestas a estas preguntas y podrás leer nuestros consejos e información sobre cuidado de la piel para que no te queden dudas.
17 resultados

Afinar mi búsqueda

Afinar mi búsqueda Cerrar
¡Conoce tu tipo de piel!

Piel normal: si tienes la piel suave, con poros finos y un cutis rosado, tu piel es normal. Así que aunque algún día no le prestes atención, no se lo tomará muy mal. Pero para mantener ese aspecto sano, también la piel normal necesita una rutina de cuidado de la piel individual que le proporcione la hidratación y la protección adecuadas. Nuestro consejo: una rutina constante de día y de noche mantendrá tu piel bonita y sana.

¿Piel seca o piel sensible?

Piel seca: ¿tu piel es áspera y se escama? La piel sufre de falta de hidratación y lípidos, o lo que es lo mismo, grasa. Por eso presenta un aspecto tirante, carece de elasticidad y es propensa a los picores. Este tipo de piel se irrita especialmente si se expone a factores medioambientales como la luz de sol, el viento o el aire seco de la calefacción. Las cremas para piel seca ayudan a la piel a retener la humedad y refuerzan la barrera protectora de la piel. Nuestro consejo: las cremas de día con FP protegen la piel seca de los rayos UV. Piel sensible: la piel sensible es más bien un estado que un tipo de piel, ya que tanto las pieles secas como las mixtas pueden ser sensibles en algún momento. La piel sensible suele reaccionar intensamente a las influencias internas y externas, como el estrés, una dieta pobre, la luz ultravioleta y el aire seco de la calefacción. Al perder su equilibrio, la piel enrojece y se seca, produce picores y tiene una sensación tirante. Por esta razón, la piel sensible necesita un cuidado especial que la calme y la fortalezca. Nuestro consejo: utiliza siempre productos de cuidado de la piel específicos para pieles sensibles. 

¿Piel mixta o con imperfecciones?

Piel mixta: la piel mixta recibe ese nombre porque está formada por dos tipos de piel al mismo tiempo: la piel seca y la piel grasa. La piel mixta es brillante y propensa a las imperfecciones, sobre todo en la zona T entre la frente, la nariz y el mentón. La piel de las mejillas, por el contrario, es de normal a seca. Elige siempre un producto de cuidado de la piel específico para pieles mixtas para ayudarle a restaurar el equilibrio natural de hidratación de la piel. Piel con imperfecciones: la piel con imperfecciones tiende a producir más sebo del necesario. El resultado: puntos negros y granos. La predisposición genética, el estrés y también los cambios hormonales pueden ser los causantes de este tipo de piel. Con un producto de limpieza antibacteriano y productos de cuidado específicos se puede restablecer el equilibrio natural de la piel y prevenir las imperfecciones. Nuestro consejo: purifica tu rostro por las mañanas y por las noches con un exfoliante suave.

¿Piel madura? ¡Mantén tu aspecto joven! Con el paso de los años, la piel pasa por varios procesos que modifican su apariencia y su estructura. 


 Entre ellos está la reducción de la actividad celular, la desaceleración de la regeneración, la disminución de la producción de colágeno, y el daño causado por la radiación UV. Por eso es frecuente que el tipo de piel cambie, ya que la piel madura es más propensa a la sequedad. Con los productos de cuidado de la piel anti-edad adecuados podemos prevenir y reducir las líneas, las arrugas y las manchas. Nuestro consejo: utiliza productos especiales para el contorno de ojos, ya que las primeras líneas de expresión aparecen alrededor de los ojos.