Descubre NIVEA

Estoy buscando información sobre productos destinados a

piel seca

CONSEJOS PARA CUIDAR LA PIEL SECA

La piel seca se desequilibra con facilidad: no es capaz de retener la hidratación suficiente y tiende a estar tirante, escamarse y enrojecerse, tanto en la cara como en el resto del cuerpo. Aquí encontrarás información y productos para ayudarte a entender las causas de la piel seca y a conseguir que esté suave y radiante de nuevo.
38 resultados

Afinar mi búsqueda

Afinar mi búsqueda Cerrar
¿Cómo saber si tienes la piel seca?

La piel seca, al igual que la piel sensible, necesita muchos cuidados. NIVEA ha creado productos que facilitan el cuidado de este tipo de piel, ya que la cuidan de manera específica. Si no estás segura de si tienes piel seca, o si no tienes claras las diferencias con los otros tipos de piel, observa detenidamente tu cara. Por ejemplo, en cuanto pierde hidratación, empieza a escamarse la piel seca. Por eso está áspera al tocarla. Al mismo tiempo, es sensible, así que es propensa a enrojecerse. Suele notarse tirante o irritada.

Olvídate de los signos del día a día


Como todos los tipos de piel, la piel seca muestra también los signos del ajetreo diario. Cuando la piel tiene falta de hidratación y lípidos es especialmente sensible. Al limpiar tu piel, es importante no empeorar su estado. NIVEA conoce estas características y ha creado productos de limpieza especialmente indicados para pieles secas. Te recomendamos utilizar cremas que ayuden a restaurar los lípidos de tu piel después de limpiarla por la noche. Para conseguir una llimpieza agradable y suave con tu piel, es bueno aclarar a fondo con agua tibia.

Para combatir la sequedad, aporta lípidos suficientes

La falta de hidratación es lo que hace que la piel seca sea tan sensible. Para fortalecer la piel seca de la mejor manera posible, es importante mejorar la capacidad de la piel para retener la humedad. Esto se consigue reforzando la barrera natural protectora de la piel. Los ingredientes nutritivos que además aportan aceites a la piel son especialmente beneficiosos, y por eso te aconsejamos emplear productos para piel seca que contengan aceites en tu rutina de cuidado de la piel, mañana y noche.

Con el objetivo de mantener sus propias funciones protectoras, la piel necesita tanto un nivel óptimo de hidratación como una barrera lipídica intacta. Por lo tanto, dependiendo de tu tipo de piel es aconsejable buscar productos de cuidado cuyas características ayuden a tu piel a protegerse. La piel seca es la piel que carece tanto de hidratación como de lípidos cutáneos.

Este tipo de piel es áspero y tiene poros muy finos, se agrieta fácilmente y a menudo se nota tirante. La piel seca también se irrita con facilidad y puede ser sensible a los cambios de temperatura. En habitaciones con aire acondicionado o en invierno, la piel seca puede suponer un problema. Además de aportar la hidratación necesaria, es importante restaurar la barrera de lípidos de autoprotección de la piel.

Lo mejor es usar una hidratación profunda que le devuelva a la piel lo que le hace falta (hidratación y lípidos) asegurando al mismo tiempo que la piel pueda retener mejor la hidratación que recibe, reforzando una función tan importante como es la protección del organismo.

Para aportarle a la piel seca la suficiente hidratación, te recomendamos usar productos de cuidado para día y para noche que contengan lípidos, además de otras sustancias hidratantes. Cuanto más seca tengas la piel, más intensa y consistente ha de ser la hidratación que debe aportar el producto.