Descubre NIVEA

Estoy buscando información sobre productos destinados a

piel sensible

CUIDADO PARA PIELES SENSIBLES

El viento, el frío, el estrés o el uso de productos de cuidado de la piel equivocados: son algunas de las agresiones externas ante las que la piel sensible reacciona y se irrita inmediatamente, porque ve amenazada su función natural de protección. Este tipo de piel requiere muchas atenciones y un trato especialmente delicado. Aquí encontrarás información, productos y consejos para ayudarte a cuidar tu piel sensible de la mejor manera posible.
24 resultados

Afinar mi búsqueda

Afinar mi búsqueda Cerrar
El enrojecimiento de la piel sensible

Aunque tener la piel sensible no implica sufrir una enfermedad dermatológica, sus síntomas típicos como el enrojecimiento o la tensión permanente tienen un efecto negativo en tu bienestar. La hipersensibilidad de la piel puede manifestarse de diferentes maneras, como picor o enrojecimiento. La sensibilidad es bastante más común de lo que crees: más del 54 por ciento de la gente tiene la piel sensible. Si tu piel se enrojece después de la ducha o la piel de tu rostro se encuentra tirante a menudo, es probable que estés experimentando una reacción sensible ante un estímulo externo. Una crema especialmente suave le proporcionará a tu piel lo que necesita exactamente: un cuidado suave a cualquier hora del día.

Características y causas de la piel sensible

La piel sensible es resultado de factores externos, como los medioambientales, y también de la propia predisposición genética. Además de las influencias genéticas, existen factores que también pueden ser decisivos como la edad y el estado mental. La piel sensible se caracteriza por una sensación desagradable en la piel que presenta irritación, tirantez y zonas ásperas, a veces incluso acompañada de molestos picores. Muchas personas con piel sensible suelen reaccionar también a estímulos externos, como la luz solar, las temperaturas extremas, los tejidos ásperos o algunos productos de cuidado de la piel. Los tipos de piel más claros son los que reaccionan con mayor sensibilidad ante la radiación UV.

Consejos para cuidar la piel sensible

¡Deja de preocuparte por la piel tirante o los picores! Cuidar la piel sensible de forma constante es la mejor forma de combatir estos problemas a cualquier edad. Utiliza cremas y productos de limpieza facial especiales para piel sensible. Al elegir los productos de cuidado facial y corporal adecuados para piel sensible, es especialmente importante escoger productos con pH neutro. Los productos para piel sensible suelen prescindir de ciertos componentes, como colorantes, parabenos, perfumes y siliconas, para asegurar una mayor compatibilidad con la piel. Los factores de protección solar (FP) son eficaces para combatir los efectos de la radiación UV del sol, como el envejecimiento prematuro de la piel. Los productos de cuidado facial para piel sensible más utilizados son las cremas de día y de noche: la fórmula de estas cremas es especialmente suave y combate eficazmente la sensación de tirantez típica de la piel sensible. La rutina diaria de cuidado facial debe incluir un producto de limpieza que elimine al mismo tiempo los restos de maquillaje. Por eso, aunque es aconsejable reducir tu rutina diaria a los productos más esenciales, el limpiador es imprescindible. Este producto de cuidado de la piel está especialmente indicado para pieles con imperfecciones, propensas a tener granos y puntos negros, así como para las pieles mixtas con la zona T grasa. Si tu piel tiende a irritarse, es mejor usar un limpiador suave en lugar de uno con partículas exfoliantes.