Qué son los microplásticos

Qué son los microplásticos y dónde se encuentran

Probablemente uno de los problemas medio ambientales más serios a los que nos enfrentamos actualmente sea la gran presencia de microplásticos. De hecho, se encuentran no solo en los océanos, sino incluso en el aire pues sin advertirlo estamos ya respirando minúsculos fragmentos de plástico. Si no sabes qué son los microplásticos, te contamos algunas cosas sobre esta nueva amenaza.

El problema es de tal gravedad que una investigación realizada por Hospital Fatebenefratelli de Roma y el Politécnico de la región de las Marcas asegura que ya se han detectado microplásticos en la placenta materna. Es decir, este material sintético ya se encuentra incorporado en el ADN de las nuevas generaciones. En opinión de los científicos estamos ante un problema muy preocupante de repercusiones aún desconocidas. En concreto, se sospecha que los microplásticos podrían alterar el sistema inmunitario del feto que se encuentra en pleno proceso de formación.


Tipos de microplásticos

No obstante, mucha gente ignora todavía en qué consisten los microplásticos y de dónde salen. La definición más común, la del PNUMA (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente) es la de esas partículas de plástico de menos de 5 milímetros en su lado más largo y que se estima que integran entre un 15 % y un 30 % de las ocho toneladas de basura plástica que se calcula que contienen los mares de la Tierra. Incluso en la remota Antártida se han encontrado restos de microplásticos.

Quizás no sepas que existen dos tipos de microplásticos. Te los presentamos:

  • Microplásticos primarios que son aquellos que llegan al medio natural en su forma original. Principalmente hablamos de pequeños gránulos que acaban vertidos en el mar sin que los filtros de las depuradoras hayan podido retenerlas debido a su reducido tamaño. Es muy común encontrarlas en productos de higiene como geles exfoliantes y pastas dentífricas, aunque es cierto que la concienciación crece, la legislación está actuando y cada vez se emplean menos en las formulaciones de estos artículos.
  • Microplásticos secundarios que proceden de la degradación de otros productos plásticos que se van fragmentado con el tiempo. También se incluirían en esta categoría los microplásticos que se desprenden de nuestra ropa de poliéster y fibras acrílicas pues con cada lavado se van liberando partículas micro plásticas sin que apenas lo advirtamos. Todo ello va perjudicando los océanos y la vida marina que los ingieren y, a su vez, nosotros los consumimos sin percatarnos de ello al comer pescado y marisco. En concreto, ya se ha detectado su presencia en el 60 % de las sardinas pescadas en caladeros del Mediterráneo occidental.


¿Qué productos contienen microplásticos?

Sin duda, con lo expuesto anteriormente ya habrás podido ir deduciendo dónde se encuentran los microplásticos, pero sobre todo la importancia de que tomemos conciencia del problema y actuemos de alguna manera:

  • Las colillas que acaban en el mar no son inofensivas pues contienen microplásticos, además de sustancias químicas. En ocasiones, un cigarro que tiramos a la calle o en la acera de una ciudad acaba en el mar arrastrada por la lluvia o el viento hacia el alcantarillado.
  • Los neumáticos de nuestro coche también están fabricados de plástico que se desgastan con el uso y se convierten en polvo o acaban desgajados en pequeños trozos que se han podido identificar también en el mar.
  • Los textiles, como ya explicamos anteriormente, son una fuente importante de microplásticos dado que se van desprendiendo con cada lavado. No podemos olvidar que el 60 % de la producción textil mundial está fabricada a partir de tejidos sintéticos como el acrílico, el nylon o el poliéster. Te retamos a que eches un vistazo a las prendas que componen tu armario pues es muy posible que muy pocas sean 100 % de algodón.
  • Algunos productos de higiene y cosméticos también incluyen el plástico entre su lista de ingredientes bajo nombres como tereftalato de polietileno (PET) o metacrilato de polimetilo (PMMA). Incluso las toallitas húmedas que tan a menudo empleamos para la higiene de los bebés pueden contener fibras de plástico.


Cómo contaminan los microplásticos: ¿Cuál es su impacto?

Dicho todo esto, parece claro que el impacto del plástico en el medio ambiente y en nuestra propia salud supera a nuestras propias pesadillas pues ya hallamos microplásticos en el mar e incluso en el propio aire que respiramos. En este sentido, un equipo del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial de España (INTA), con el apoyo del 47 Grupo Mixto del Ejército del Aire, tras sobrevolar parte del centro de la península cuantificó que en el cielo de Madrid se concentraba un promedio de 13,9 unidades por metro cúbico de microplásticos, mientras que en las zonas rurales hallamos unas diez veces menos.

No podemos pasar por alto las afirmaciones de un reciente documento de la Universidad canadiense de British Columbia que asegura que una persona ingiere o inhala de media unas 74.000 y 121.000 de partículas de plástico anuales.

Soluciones para reducir el impacto de los microplásticos

Aunque te parezca que tu papel en este asunto puede ser irrelevante y nimio, desde NIVEA estamos convencidos de la importancia de las aportaciones que individualmente todos podemos hacer para cambiar esta preocupante tendencia.

Reducir tu consumo de plásticos empezando por usar tus propias bolsas reutilizables, empezar a priorizar el vidrio y otros envases sostenibles en tus compras, y por supuesto, separar los envases a la hora de tirarlos pueden ser pequeños grandes pasos. Porque hoy en día, muchos materiales de envase son ya reciclables si se dispensan de la manera correcta para que después se puedan separar y reciclar adecuadamente, y que no acaben en los vertederos, en las plantas incineradoras o en el mar.

Por nuestra parte, en NIVEA nos hemos comprometido con este reto de minimizar al máximo posible nuestro uso de plástico virgen de origen fósil. Por supuesto, nuestros productos NIVEA ya no incluyen microplásticos en sus fórmulas desde finales de 2021 y estamos trabajando en desarrollar envases cada vez más sostenibles. Por ejemplo, la mayoría de nuestras botellas transparentes de PET ya son de material reciclado, como las de las aguas micelares y los sprays solares. También, las botellas de los geles de ducha de nuestra línea NATURALLY GOOD están producidas con un 97% de material reciclado y las botellas de las lociones corporales de esta línea tienen un 50 % menos de plástico. ¡Tanto es así que se pueden hasta enrollar!

No en vano, nuestra ambiciosa meta para 2025 es que para esa fecha la totalidad de nuestros envases sean reutilizables, recargables o reciclables.

En suma, el objetivo es evitar el vertido voluntario o involuntario de microplásticos en la naturaleza para que las nuevas generaciones continúen disfrutando de un planeta limpio y un océano rebosante de vida marina y sin rastro de este material que, aunque resulta tremendamente útil, estamos incurriendo en un abuso que está afectando a la salud del planeta y, por supuesto, a la nuestra.