Cómo hacer un peeling casero paso a paso

Cómo hacer un peeling casero paso a paso

De vez en cuando nos gusta animarnos a preparar nuestros propios ungüentos de belleza, ¿verdad? Así, uno de los productos que mejor se presta a ello son los exfoliantes que podrás tener listo en un momento y recurriendo a los productos que guardas en tu cocina. En suma, si no sabes cómo hacer un peeling casero, ya es hora de que te prepares con estos consejos.

¿Qué es un peeling? ¿Para qué sirve?

Peeling es una palabra adoptada del inglés que significa peladura. Consiste en una exfoliación controlada de las capas de la piel que estimula el proceso de renovación cutánea que se va enlenteciendo con la edad” según explica nuestra asesora dermatológica la Dra. María Segurado. No en vano, esta eliminación de capas obliga a la piel a regenerarse formando nuevos componentes tanto en la dermis como en la epidermis. 

Sin duda, este tratamiento facial y corporal se ha revelado de gran utilidad para solucionar algunos de los problemas típicos de la piel. En concreto tal y como confirma María Segurado sirven para:

  • Incrementar la luminosidad de la piel, reducir las manchas, ayudando a uniformar el tono de la piel
  • Mejorar la textura de la piel al corregir arrugas e imperfecciones como el acné, cicatrices o puntos negros
  • Además, dentro de un cuidado cosmético el peeling mejora la penetración de cualquier tratamiento facial que apliquemos a continuación.

El peeling al final es una exfoliación de la piel realizada de forma mecánica o química; por eso, los peelings se dividen en físicos y químicos. Los peelings físicos son aquellos basados en la fricción de la piel que producen ciertos instrumentos o agentes y los peelings químicos son aquellos basados en las reacciones que producen ciertas sustancias al entrar en contacto con la piel. En el caso de peelings químicos se suelen emplear sustancias químicas como los ácidos, entre los que destacan el glicólico, el salicílico, el retinoico o el kójico, también puedes lanzarte a preparar un exfoliante en casa de una manera eficaz. 

¿Quieres recetas que te ayuden a realizar un peeling casero? Pues tenemos cuatro para que escojas a tu antojo o incluso que te des el gustazo probándolas todas y cada una de ellas:

 

Exfoliante de azúcar y aceite de oliva

Sin duda, el azúcar encarna el exfoliante ideal por su característico granulado. De esta manera, consigue eliminar la piel muerta y otras partículas que vayan acumulándose en el interior de los poros.

Estos son los ingredientes precisos:

  • Tres cucharadas de azúcar.
  • Dos de aceite de oliva.

Mezcla todos los ingredientes y aplica sobre el rostro o sobre la zona de tu cuerpo que desees exfoliar masajeando con movimientos circulares. A continuación, retíralo con agua tibia y seca tu piel dando suaves toques con una toalla. Para terminar, aplica tu crema facial o corporal hidratante.

 

Exfoliante casero con café

Otra manera de sacarle partido a los productos de tu cocina te la brinda el café que se ha revelado como un estupendo exfoliante. Te sugerimos dos fórmulas:

1. Agrega café molido a una de tus cremas hidratantes. 
2. Prepara una mezcla de café molido, azúcar y yogur natural.

Con independencia de cuál hayas escogido, colócala sobre la piel y masajea el rostro o la zona de tu cuerpo donde lo estés aplicando, realizando movimientos circulares, a continuación, aclara tu piel con agua tibia y sécala dando suaves toquecitos con una toalla para finalizar aplica tu crema facial o corporal hidratante.

Exfoliante con arroz y agua

Ese arroz que tienes en la despensa puede convertirse en el mejor exfoliante facial casero. ¿Qué necesitas?:

  • Media base de arroz crudo.
  • 5 gotas de aceite de coco.
  • Dos cucharadas de agua. 

Para su preparación, tritura en primer lugar el arroz. Después, mézclalo con el agua y el aceite de coco. Extiende esta mezcla por el rostro, masajea con movimientos circulares y tras unos minutos, aclara bien tu rostro o la piel donde lo hayas aplicado con agua tibia y recuerda: suaves toques con una toalla en la zona en la que hayas realizado el peeling. Finaliza el ritual de belleza con una buena hidratación.

 

Exfoliante con yogur y fresas

Esta rica fruta se distingue por la presencia de unas pequeñas semillas que te vendrán de perlas para exfoliar y hacer el peeling facial que necesitas.

  • Un puñado de fresas.
  • Un yogur natural.

Trituramos las fresas y creamos una mezcla homogénea con el yogur. Aplicas esta mascarilla facial sobre el rostro limpio, masajeas haciendo suaves movimientos circulares y, tras dejarla actuar brevemente, la retiras secando tu rostro de forma suave con ayuda de una toalla. Finaliza tu peeling casero con una buena hidratación facial.

Todas estas recetas tienen la peculiaridad de ser adecuadas para todos los tipos de piel, ya sean pieles grasas, mixtas o secas. Incluso las pieles sensibles podrán beneficiarse de estas eficaces y recetas de peelings caseros.

Fuentes consultadas:

 

Consultorio online dermatóloga María Segurado

Contenido validado por

Dra. María Agustina Segurado

Especialista en Dermatología