Tipos de ácido para la cara

Tipos de ácido para la cara

Dentro del mundo de la cosmética se utilizan un sinfín de ácidos que nos ofrecen todo un abanico de beneficios. Pero es cierto que, dada su abundancia, resulta un tanto difícil conocerlos todo y saber qué pueden brindarnos. En este artículo vamos a intentar exponer de manera resumida los principales tipos de ácido empleados en la medicina estética. ¿Estás preparada?

¿Qué son los ácidos en cosmética?

Los ácidos son sustancias químicas o naturales que funcionan como estupendos renovadores celulares. Así, pueden borrar manchas, atenuar las marcas de acné, nos ayudan a luchar contra problemas dermatológicos como la rosácea e incluso activar el colágeno… No obstante, su empleo requiere que tengamos presentes ciertas cautelas pues –de lo contrario– nos exponemos a desarrollar alteraciones cutáneas. Por supuesto, debemos emplear siempre los adecuados para abordar los problemas de nuestra piel.

Como decíamos, vamos a adentrarnos en su explicación:

ALFAHIDROXIÁCIDOS

Los Alfahidroxiácidos conocidos como AHA son un grupo de ácidos que actúan exfoliando las capas más superficiales (efecto peeling) a la vez que renueva y mejora la estructura de la epidermis. Además, su uso continuado incrementa la cantidad de hialurónico y colágeno de la piel. Dentro de los AHA tenemos: ácido glicólico, láctico, mandélico, cítrico.

Ácido glicólico

El ácido glicólico se extrae de las plantas dulces como el azúcar de caña, la piña o la remolacha azucarera y su uso comenzó en la década de los 70 cuando los investigadores trataban de encontrar un producto capaz de combatir la psoriasis.

combate la piel grasa, la hiperpigmentación y mantener los puntos negros a raya.  Al aplicarlo puede ser normal una sensación de picazón.

Ácido láctico

Esta sustancia derivada de leche agria y jugo de tomate goza de propiedades reparadoras y revitalizantes para la piel. A esto se añade que brinda un efectivo bactericida que impide la reproducción de los agentes que causan el acné bacteriano y otras afecciones que dañan la piel. También es perfecta para exfoliar la piel de quienes la tienen reactiva, sensible e incluso con rosácea.

Ácido mandélico

Se produce a partir de las almendras amargas. Como todos loa AHA contribuye a la regeneración celular ya que elimina las células muertas. También es capaz de mejorar la apariencia de la piel dado que aporta suavidad y la rejuvenece.

Ácido cítrico

Es uno de los más antiguos, pues su descubrimiento data de 1893. Gracias a él podrás exfoliar las células a la vez que potencia la síntesis de colágeno corrigiendo y reduciendo las finas líneas de expresión, arrugas, así como estrías. Además, mejora la luminosidad de la piel.

Ácido hialurónico

El ácido hialurónico está presente en el organismo y es uno de los pilares básicos de la piel pues funciona como fijador de moléculas de agua en las diferentes capas de la piel, mejorando tanto la hidratación como la turgencia a la vez que promueve la síntesis de colágeno y elastina para el colágeno y las fibras de elastina. Con el envejecimiento, este preciado elemento con el paso del tiempo disminuye y ello conlleva la aparición de arrugas o flacidez.

Ácido salicílico

Es el mismo producto que guardas en el cajón de los medicamentos y que es capaz de evaporar un dolor de cabeza, pero, si le das una oportunidad, también puede ayudarte a controlar los problemas de las pieles grasas o acneicas.

Se emplea mucho por su acción exfoliante para evitar la obstrucción de los poros y ayuda, además, a formar nuevas células en la piel.

Ácido azelaico

Este derivado de los cereales como el trigo o la cebada tipo de ácido es uno de los más solicitados del momento. Destaca por su acción antibacteriana, seborreguladora, antiinflamatoria y despigmentante seborreguladora y se ha convertido en el arma definitiva para combatir los problemas de las pieles con rosácea que con las mascarillas han visto agravados sus síntomas.

Ácido retinoico

Uno de los activos antiedad más potentes del mercado y en el que cada día confían más mujeres. Actúa exfoliando la capa de células muertas a la vez que estimula la síntesis de queratinocitos consiguiendo una renovación de la piel, disminuyendo las arrugas, las manchas y las células fotoenvejecidas y produciendo nueva síntesis de colágeno y una mejora de la vascularización. Por ello resulta perfecto para tratar las manchas y las arrugas, pero su uso está desaconsejado en embarazadas, además no todos los tipos de pieles lo toleran. Hay que tener en precaución en pieles sensibles porque puede producir dermatitis irritativa sobre todo en las primeras aplicaciones.

Algunos de estos ácidos los encontrarás en los productos de NIVEA, como el Ácido Hialurónico, que hemos incorporado a la formulación de infinidad de cremas como nuestra NIVEA Hyaluron Cellular Filler Volumen y Contorno Serum Pearls o NIVEA Hyaluron Cellular Filler Extra Firmeza + Rellena Arrugas Crema de Día Antiedad FP30.

Sin duda, una manera única de cuidar tu piel y proporcionarle unos cuidados de primera.

 

Fuentes consultadas:

dermatóloga

Contenido validado por

Dra. María Agustina Segurado

Especialista en Dermatología

productos con ácido hialurónico NIVEA