Fotodermatosis: Qué es, cuáles son sus causas y cómo prevenirla

Fotodermatosis: Qué es, cuáles son sus causas y cómo prevenirla

La alergia al sol no existe, al menos en sentido estricto. Lo que se conoce como “alergia al sol” es en la mayoría de los casos un problema de intolerancia. Por este motivo es normal que aparezca en las primeras exposiciones solares y que sus localizaciones más típicas sean las zonas más fotoexpuestas como escote y brazos.

Así, se aprecian una serie de granitos o eritema que puede ir acompañado por un molesto picor. En cualquier caso, vamos a ahondar un poco más en la fotodermatosis para aprender, sobre todo, a evitar el desarrollo de este trastorno cutáneo.


¿Qué es la fotodermatosis?

Debemos tener claro que cuando hablamos de fotodermatosis, en realidad estamos refiriéndonos a un conjunto de enfermedades de la piel que parecen reaccionar de manera anormal a la radiación ultravioleta. Este problema se ha popularizado como ‘alergia al sol’, aunque ya hemos visto que esto no es así exactamente.

Además, es importante que hablemos de los diferentes tipos de fotodermatosis existentes pues no todas son iguales. De esta manera, podemos distinguir la siguientes:

  • Erupción polimorfa solar: es la más habitual y afecta tanto a niños como adultos. Se distingue por la aparición de pequeñas lesiones, eritematosas que producen picor, pocas horas después de haber permanecido al sol. Con el paso de los días, las sucesivas exposiciones solares y el uso de fotoprotectores, el cuadro se va atenuando.
  • Hidroa vacciniforme: es una forma rara de fotodermatosis infantil en la que aparecen lesiones vesiculosas en zonas fotoexpuestas, sobre todo la cara, que dejan cicatrices deprimidas. Desaparece conforme el niño va creciendo y llega a la adolescencia.
  • Urticaria solar: es poco habitual y no solo afecta a las áreas de la piel más expuestas al sol, sino que también puede desarrollarse en aquellas partes que se encuentran protegidas por ropa. La persona padece picor, eritema y ronchas tras la exposición solar, no solo del verano y el cuadro responde mal a los tratamientos habituales.
  • Fotodermatosis secundaria ligada a la toma de medicamentos: en este caso nos encontramos ante reacciones en la piel, semejantes a las quemaduras solares, cuya aparición guarda relación con la toma de antibióticos, antiinflamatorios u otra clase de medicinas.


Causas de la fotodermatosis

No se conoce con seguridad las causas de estos tipos de fotodermatosis aunque se piensa que cada una de ellas debe tener un origen diferente. Por un lado, es posible que la radiación ultravioleta provoque una serie de reacciones inmunológicas que desencadenen las lesiones y, por otro, la radiación ultravioleta puede modificar alguna sustancia química (crema, medicamentos) y convertirla en un alergeno para el cuerpo.


Consejos para prevenir la alergia al sol, o fotodermatosis

Existen una serie de recomendaciones que te podrán ayudar a prevenir esta fotosensibilidad de la piel. Así, toma nota de las siguientes pautas:

  • Evita las horas de mayor radiación solar que son aquellas que discurren entre las 11:00 y las 16:00 horas.
  • Aplica siempre un adecuado filtro solar que te proporcione una elevada protección de la piel y que contenga filtros tanto para la radiación UVB y UVA. Además, sé generosa en su aplicación. Procura volver a ponerte el protector solar con cierta frecuencia, sobre todo después de los baños. No olvides, además, prestar atención a zonas como las orejas o la punta de la nariz.
  • Utilizar protectores físicos como sombreros, gafas de sol o ropa adecuada que incorpore filtro solar siempre son acertadas elecciones para ponernos a buen recaudo de la radiación.
  • No tomes el sol cuando te hayan recetado ciertos medicamentos que puedan producir fotosensibilidad.
  • La ingesta de antihistamínicos también puede ayudarnos a paliar este problema, así como la nutricosmética con antioxidantes.

En definitiva, las cremas de protección solar pueden proporcionarnos el mejor escudo para evitar estas molestas reacciones en la piel. En NIVEA como expertos en el cuidado de la piel y en la protección solar, así que estas son nuestras recomendaciones:

Sin duda, contar con la mejor protección es la mejor manera de prevenir cualquier reacción cutánea ocasionada por las radiaciones UVA. Por lo tanto, que no te falte este verano y ten a mano estos consejos.

 

Fuentes consultadas:


dermatóloga

Contenido validado por

Dra. María Agustina Segurado

Especialista en Dermatología

productos nivea sun