Filtro
Ordenar
Ordenar
Acondicionador: un cuidado extra

Tu cabello necesita tanto cuidado como tu rostro y tu cuerpo. Idealmente deberías regalarle algún tratamiento capilar varias meces al mes para prevenir o reparar el cabello dañado o las puntas abiertas, especialmente recomedable si tienes el cabello teñido, dañado o lo notas sin vida. Cuando no tienes tiempo para un tratamiento de este tipo, utiliza un acondicionador, una excelente alternativa que es rápida y fácil de usar pero que al mismo tiempo hace que tu pelo recupere su brillo y sea fácil de peinar.

Acondicionador para diferentes necesidades

Debes elegir los productos adecuados para tu tipo de cabello, igual que haces con la piel de tu cuerpo. Por ejemplo, el cabello teñido no debería tratarse igual que un cabello sin teñir. El cabello fino necesita un tratamiento diferente al cabello rizado. Eso sí, todos los productos capilares tienen algo en común: un acondicionador se asegura de que tu cabello se nutra e hidrate. Queda más suave, brilla más y es mucho más fácil de peinar a continuación. Esta ventaja es ideal, sobre todo si tienes el cabello muy largo o muy rizado. Asegúrate de elegir el acondicionador adecuado y verás cómo mejora tu cabello.

¿Cómo usar el acondicionador?

Puedes utilizar un acondicionador a diario. De hecho, es recomendable usarlo cada vez que te laves el cabello con champú. No te llevará más de un minuto, ya que los acondicionadores necesitanpoco tiempo para empezar a actuar. Dependiendo de la longitud de tu melena, reparte una cantidad de producto similar a una nuez en tus manos y masajéala sobre el cabello húmedo. Presta atención a las puntas del cabello para prevenir las puntas abiertas. Después, aclara con abundante agua templada. Sentirás tu cabello más ligero, más brillante y más suave.

¿Cómo funciona un champú?

Un champú es necesario para cuidar tu cabello correctamente, y debería estar adaptado a tu tipo de cabello. Retira los restos de suciedad, el malor olor, e incluso residuos de gominas, lacas o geles fijadores. Con cada lavado, devuelves a tu cabello a su estado original, listo para un tratamiento capilar. Los champús incluyen surfactantes en su fórmula para limpiar eficazmente tu cabello, pero sin dañarlo. Los champús de NIVEA cuentan con ingredientes nutritivos y acondicionadores en sus fórmulas, que son absorbidos mientras te duchas para mantener tu cabello saludable. ¿Sabes que los champús también cuidan tu cuero cabelludo? Regulan la producción de grasa y sebo, y ayudan a que tu cabello no se engrase tan a menudo. Los productos capilares de NIVEA respetan la piel del cuero cabelludo, y no la irritan o resecan. Elige el champú de NIVEA más adecuado a tu tipo de cabello: más brillo para el pelo normal, cuidado reparador para cabello dañado o seco, champús aptos para usar todos los días... ¿Te has teñido el cabello? Elige un champú específico que proteja el color, sellando los pigmentos de color y manteniendo tu tono de cabello durante más tiempo.

Champú 2 en 1

No tienes por qué renunciar a nada aunque no tengas mucho tiempo para lavarte el cabello. Un champú 2 en 1 te ofrece la acción combinada de un champú y un acondicionador. No subestimes el extra de cuidado que te ofrece un acondicionador, sobre todo si tienes el cabello largo: lo hace más fácil de peinar, y lo deja brillante y suave. Si eliges el champú NIVEA adecuado a tu tipo de cabello, pronto verás los resultados.