Manicura Header

Cuidados para presumir de manos

Los consejos más importantes para hacerse bien la manicura
El estado de tus manos y tus uñas dice mucho de ti. Sin embargo, esta parte del cuerpo está permanentemente expuesta a las agresiones externas. Por ello, es fundamental cuidarlas bien y hacerse manicuras periódicas: NIVEA te revela todo lo que debes tener en cuenta.

Todo lo que debes saber sobre la piel de tus manos

Uñas, lecho de la uña y cutículas: manos bonitas hasta la punta de los dedos

No hay manos bonitas sin uñas bonitas. Por ello, es recomendable hacerse regularmente una manicura que incluya las uñas, el lecho ungueal (la piel de debajo de la uña) y las cutículas. Más abajo encontrarás más información al respecto. 

Pero ¿qué más puedes hacer para cuidar tus uñas?
Cuando te des crema en las manos, no olvides aplicarla también en las uñas. Mientras aplicas crema en las manos (o en los pies), solo tienes que acordarte de aplicar también una parte en los contornos de las uñas con un leve masaje. También existen utensilios especiales para cutículas impregnados de aceite para uñas. Con ellos podrás aplicar la crema hidratante en los contornos de forma fácil y rápida extendiéndolo suavemente. Otra opción es darte un leve masaje en las uñas con aceite para uñas antes de irte a dormir. Esto proporciona una hidratación extra, refuerza las uñas y las mantiene sanas y suaves.

La principal ventaja es que de esta forma las cutículas no se endurecen tanto, por lo que te ayudarán a ahorrar tiempo en manicuras y pedicuras. Para descubrir cómo cuidarte correctamente los pies, haz clic aquí.

Concédele a tu piel una dosis extra de mimos y cuidados

Aportar a tu piel una dosis extra de cuidado nocturno es sencillo. Solo debes aplicar una gruesa capa de crema como  NIVEA Crema de Manos Cuidado Nutritivo y ponerte después unos guantes finos de algodón. Duerme con ellos y ¡te despertarás con unas manos suaves e hidratadas!

Un par de datos que es bueno saber acerca de la piel de tus manos

  • La piel de las manos es casi tan sensible como la del rostro y, sin embargo, tiene que ser capaz de resistir muchas más cosas, ya que usamos las manos constantemente.
  • La piel del dorso de las manos es muy fina y contiene muy poco tejido adiposo en la hipodermis. Esto hace que sea muy sensible y envejezca fácilmente.
  • En las palmas de las manos, la piel tiene más tejido graso y conjuntivo y es más robusta. Sin embargo, como carece de vello y glándulas sebáceas, le resulta difícil absorber la hidratación.
  • Los agentes externos –como el sol, el frío, el calor y el agua– afectan negativamente a su barrera de protección natural.
  • El objetivo del cuidado de las manos es impedir que se resequen y mantener su nivel de hidratación.

Consejos para cuidar las manos extra secas

Hidratar, hidratar e hidratar. Las manos extra secas son el resultado de una falta de tejido hipodérmico, que impide que la piel de las manos sea capaz de regenerarse por sí misma, por lo que es necesario intensificar la hidratación.

Un cuidado intenso para manos secas
Las manos muy secas pican, dejan una sensación de tirantez y pueden llegar a agrietarse. Las cremas de manos nutritivas con dexpantenol y aceite de caléndula son un remedio rápido. Suavizan de inmediato la piel estropeada, la protegen y estimulan el proceso de regeneración.

Nuestro consejo
: elige una crema de manos con Dexpantenol como NIVEA Protege & Cuida Crema de manos, que  proporciona a la piel una hidratación continua y deja las manos extra suaves.

Consejos para cuidar tus manos y lucir unas uñas bonitas

Con exfoliantes que limpian, mascarillas nutritivas y la hidratación adecuada podrás lucir unas uñas sanas y unas manos bonitas.

Cómo funciona la Manicura perfecta! Más información

  1. Las cutículas –como la piel de las manos– también se pueden resecar y rasgar fácilmente. Por ello necesitan mucha hidratación.
  2. Hidrata las cutículas regularmente con aceite o crema. Para obtener mejores resultados, hazlo cada vez que te hagas la manicura. Solo tienes que aplicar el aceite o la crema con un agradable masaje y esperar brevemente a que la piel lo absorba.
  3. Para hacerte la manicura y cortarte las uñas, es mejor usar tijeras que cortaúñas, ya que estos últimos a menudo causan pequeñas grietas que pueden provocar el astillado posterior de la uña.
  4. Después, lima tus uñas y dales la forma deseada con una lima de cristal. Este tipo de limas tiene una superficie lisa que permite pulir las uñas con suavidad. Hay que empezar por la parte más rugosa de la lima y, a continuación, usar el lado de grano más fino.
  5. Es muy importante limar en una sola dirección para evitar dañar la estructura de la uña.
  6. Para que tus uñas tengan el aspecto más natural posible, dales una forma redondeada que solo sobresalga un poco por encima de la yema del dedo.

Exfoliantes: piel aterciopelada en un abrir y cerrar de ojos

Además de ser muy eficaces, los tratamientos exfoliantes se pueden realizar fácilmente sin salir de casa: 
Mezcla tres cucharadas de aceite de oliva con dos de azúcar. Aplica una abundante cantidad de la mezcla en tus manos y extiéndela con un leve masaje sin ejercer demasiada presión. El aceite de oliva deja la piel suave y sedosa y el azúcar elimina las partículas de piel muerta y garantiza una buena circulación. 

Para terminar, retira la mezcla exfoliante enjuagándote las manos con agua tibia. Tus manos estarán completamente preparadas para pasar a la siguiente fase de cuidados y manicura.

Una crema para cada ocasión

Te recomendamos...