como-sudar-menos

Cómo sudar menos

La sudoración es necesaria y es sana para el cuerpo, pero la sudoración excesiva puede llegar a ser muy molesta, tanto por la sensación de humedad como por el olor. Te damos consejos acerca de cómo sudar menos (no sudar es atípico y podría ser dañino), y en definitiva de cómo reducir el sudor en zonas como las axilas o las manos para que la sudoración deje de ser un problema.

¿Cuándo y por qué sudamos?

Sudar o transpirar es la respuesta natural de nuestro cuerpo cuando estamos expuestos a altas temperaturas, cuando hacemos ejercicio, cuando tenemos emociones fuertes o como consecuencia de ciertas enfermedades. Sudar por la noche o el sudor excesivo puede llegar a ser molesto, pero en cambio, no sudar es dañino para nuestra salud. Si bien es cierto, en este artículo explicamos por qué sudamos y cómo reducir las molestias causadas por el sudor.

Aire acondicionado natural

A veces, necesitamos sudar un poco para refrescar nuestro organismo. De hecho, sudar es la manera natural del cuerpo para bajar la temperatura. 

¿Por qué sudamos?

Cuando estamos expuestos a situaciones donde tenemos los nervios a flor de piel, como por ejemplo en una entrevista de trabajo o cuando tenemos desajustes hormonales, es normal que sudemos en exceso. Sudar por la noche, un sudor excesivo repentino o el sudor en las manos puede ser un síntoma de nerviosismo por algo que desconozcamos.  

Otro motivo por el que rompemos a sudar, es cuando alteramos nuestra temperatura corporal, por ejemplo al hacer ejercicio o cuando estamos en un sitio con un clima muy caluroso.

¿Pero qué es exactamente sudar? Cuando el cuerpo nota cambios de temperatura o emocionales, la glándula endocrina de la sudoración se altera. Para regular la temperatura corporal, estas glándulas producen agua y sal como mecanismo para refrescar el cuerpo. Este proceso de nuestro cuerpo se denomina termorregulación.

Sin embargo, el sudor como tal no es el responsable del olor que desprende, si no las bacterias de nuestra piel que absorben el sudor producido por las glándulas sudoríparas apocrinas. 

Consejos para sudar menos

  • Incluye en tu dieta productos ricos en magnesio: La sudoración excesiva puede ser un síntoma de falta de magnesio y a la vez, sudar en sí puede afectar al nivel de magnesio de nuestro cuerpo. Para combatir el sudor excesivo y el malestar que produce esta sensación, asegúrate que incluyes alimentos ricos en magnesio en tu dieta, como aguacates, plátanos y semillas. 
  • Mantén tu cuerpo hidratado: Tener cierto nivel de líquidos en tu cuerpo no es suficiente, también es importante saber qué tipo de líquidos son los más recomendables. Mantente hidratada bebiendo agua e infusiones de té para evitar que el cuerpo se llegue a alcanzar altas temperaturas y transpire menos.
  • Vístete con las prendas adecuadas: Ayuda a tu cuerpo a mantenerse fresco y evita sudar en exceso llevando prendas que te permitan transpirar de manera natural como puede ser el lino, y el algodón, ya que estos materiales contribuyen a que tu piel respire dejando que el sudor se evapore.
  • Mantente limpia y fresca: Siéntete fresca y segura de ti misma en cualquier momento con un antitranspirante o desodorante en roll-on o en spray que te ayude durante todo el día. No olvides aplicártelo después de la ducha. Con NIVEA Protege & Cuida, tanto en su versión Roll On como en Spray, estarás protegida contra el sudor durante 48 horas y, además, sentirás tu piel suave gracias a su fórmula con Extracto de Camomila. 
  • Vigila tu dieta: El tipo de dieta que sigues tiene un impacto en tu nivel de sudoración - y en cómo otros lo perciben. Ciertos tipos de alimentos como el ajo, el curry, el té o el café, contienen sustancias químicas que pueden afectar a tu nivel de temperatura corporal y a la necesidad de tu cuerpo de refrescarse mediante la producción de sudor.

Cómo sudar menos

Los hábitos de vida que tenemos afectan enormemente a nuestra piel y a cuánto sudamos. También influye cómo nos cuidamos la piel, ya que la depilación o el tipo de desodorante que utilizamos puede provocar dolor en la axila o axilas irritadas; pero también puede ayudarnos a controlar mejor la transpiración del cuerpo si elegimos el mejor desodorante para nuestro tipo de piel.

Mantener las axilas depiladas

Otra forma de minimizar la sudoración, no sudar no es natural, es tener las axilas depiladas para mantener la zona más fresca. Esto previene a las bacterias de meterse en los folículos de la piel y comerse el sudor, produciendo olores.

Cómo parar de sudar - Los productos que combaten el sudor

Aunque sudar no es algo que podamos evitar, es necesario para regular nuestra temperatura corporal, de hecho no sudar puede ser dañino para nuestra salud. Para mantener el sudor a raya, te aconsejamos una buena ducha refrescante para eliminar los restos de sudor y ayudarte a sentirte más fresca y cómoda en tu piel.

Darte una ducha diariamente con un gel de limpieza corporal como NIVEA Gel de Ducha Care & Roses te ayudará a deshacerte del sudor y evitar así la aparición de poros en la piel. 

Algunos de los productos principales que se deben evitar cuando la piel suda son los productos de cuidado de la piel con base aceitosa. Deja este tipo de productos para pieles secas y sensibles, y utiliza productos hidratantes de base ligera como NIVEA Body Loción Aloe Vera. Gracias a su combinación de ingredientes de alta calidad y su Serum de Hidratación Profunda, logran penetrar en la piel, reteniendo el agua en su interior y proporcionando una hidratación profunda durante 48 horas.

No olvides aplicar tu desodorante de manera regular y sobre todo elegir el que vaya mejor con tus necesidades, ya que algunos pueden provocar dolor en la axila o axilas irritadas. Por ejemplo, NIVEA Roll On Dry Comfort es perfecto para cuando estás entrenando y NIVEA Roll On Invisible For Black and White Original es ideal para cuando vas a salir y llevas prendas oscuras. 

Otros imprescindibles para mantenerte fresca son los polvos de talco, los pañuelos de papel y los desinfectantes de manos.