Nuestra mejor crema solar para tu bebé

Nuestra mejor crema para tu bebé

Los bebés tienen una piel muy sensible, pero con la crema solar adecuada puedes protegerla de los nocivos efectos de la radiación ultra violeta. NIVEA ayuda a los más pequeños y les proporciona una protección solar eficaz.

Los bebés adoran el sol: protégelos adecuadamente

¿A partir de cuándo puedo usar crema solar para proteger a mi bebé?

NIVEA Leche Solar Bebés protege a los bebés a partir de los 3 meses de edad. No obstante, los dermatólogos recomiendan no exponer nunca durante un periodo de tiempo prolongado a bebés ni a niños menores de 3 años a la luz directa del sol

Proteger del sol la piel de tu bebé es un juego de niños

  •  Ten siempre a mano la crema solar para bebés de NIVEA con un FPS 50+
  •  Aplica protector solar en el rostro y el cuerpo de tu bebé varias veces al día.
  •  Usa sombreros y gorras que le cubran la nuca para mantener fresca la cabeza de tu bebé.
  • Cómprale unas gafas de sol para bebés y evita que les de la luz de sol de manera directa.

La radiación solar directa es un riesgo especialmente peligroso para la piel joven y delicada de los bebés. Por ello, en la medida de lo posible, tu pequeño debería estar completamente vestido cuando se encuentre al aire libre e, incluso, usar unas gafas de sol especiales para bebés. Asimismo, es fundamental usar una crema solar especial para bebés para protegerlos de los nocivos rayos ultra violeta cuando todavía son pequeños.


Recuerda que, incluso la radiación indirecta, puede ser perjudicial para la piel y que el cuerpo no es es la única parte de tu niño que aún es muy sensible. También sus ojos requieren una protección adecuada frente a los rayos ultra violeta; así que, anímate, y ¡cómprale unas gafas de sol con estilo!

Para más información acerca de cómo proteger a los niños del sol, haz clic aquí.

Contra el sol

El factor de protección solar en las cremas solares para bebés

Como la piel de los niños aún no ha desarrollado su mecanismo de protección natural, con carácter general se dice que esta puede protegerse a sí misma durante aproximadamente 5 minutos antes de que el sol la afecte. Con la crema solar se puede prolongar ese tiempo de protección, pero es necesario que se reaplique varias veces al día; sobre todo después de estar en el agua. Los niños deberían usar un factor de protección solar como mínimo de 30. Esto prolongará la protección a dos horas y media, aproximadamente. Aún así, la crema solar ideal debería ser de más de 50 FPS

Recuerda que debes aplicarle crema solar varias veces al día, pues la piel de los bebés es demasiado joven para protegerse a sí misma de los rayos solares durante un tiempo prolongado. ¡Importante! Reaplicar la crema solar no prolonga la protección, solo mantiene la protección existente.