Mujeres riendo

¿Cuáles son los efectos del sol en la playa o en la montaña?

Cómo disfrutar del sol con total protección
Cuando brilla el sol, brillamos nosotras. Y el mejor momento para tomar el sol un poco son las vacaciones. Da igual si prefieres la playa o la montaña: con NIVEA puedes disfrutar del sol en vacaciones sin preocupaciones.

Vamos a la playa

La playa es nuestro lugar preferido para disfrutar del verano. Con las olas acariciando la orilla, la arena haciéndote cosquillas en los dedos de los pies y el sol brillando... ¡qué maravilla! Pero hay varias cosas a las que hay que prestarles atención al pasar un día en la playa.

Disfruta de cada momento en la playa

En la playa llegamos incluso a disfrutar de las temperaturas más elevadas. La brisa marina nos refresca hasta alcanzar una temperatura agradable y, si seguimos teniendo demasiado calor, podemos darnos un chapuzón en el mar. Pero no te dejes engañar. Aunque haya una agradable brisa refrescante, la radiación solar sigue presente. Y lo mismo pasa en el agua: el 60 % de los rayos UVB y el 85 % de los rayos UVA pueden llegar a tu piel hasta a una profundidad de 50 cm bajo la superficie del agua. Por eso es muy importante protegerte con una crema solar resistente al agua. La suerte es que todos los productos de protección solar de NIVEA son resistentes al agua y, por lo tanto, protegen tu piel hasta cuando te bañas. Así pues, basta con que uses tu producto preferido.

Disfruta del sol de forma segura

Si aplicas protección solar después de nadar y secarte de forma regular, puedes relajarte y disfrutar de tu día al sol.

A la sombra se toma mejor el sol

El mejor lugar para tomar el sol es a la sombra. Esto también es cierto en la playa, sobre todo si quieres conseguir un bronceado veraniego de una forma saludable. Aunque la sombra ofrece una protección considerable ante la luz UV, no te protege por completo. Hasta el 40 % de los rayos UV aún alcanza tu piel a la sombra. Esto significa que también te broncearás a la sombra, de modo que el riesgo de quemarte es considerablemente mayor de lo que piensa la mayoría de la gente. Ni las nubes ofrecen una protección completa. Un cielo gris y nublado reduce la radiación UV solo en un pequeño porcentaje. De modo que, si estás a la sombra o el día está nublado, sigues necesitando una protección adecuada.

Artículos esenciales para pasar el día en la playa

  • Sombrilla: relájate y disfruta del día a la sombra. 
  • Pero no olvides aplicarte protector solar.
  • Protector solar: recuerda siempre volver a aplicártelo tras nadar y secarte.
  • Un sombrero, una gorra o un pañuelo: tu cabello y tu cuero cabelludo también necesitan protección. 
  • Gafas de sol: siempre deberías proteger especialmente bien tus ojos con unas buenas gafas de sol. ¡Y no te olvides de comprarles unas a los niños!
Y asegúrate también de beber suficiente líquido en la playa.

En la montaña

La montaña es un destino vacacional cada vez más popular. Y no solo para esquiar en invierno. La montaña es uno de nuestras opciones favoritas también el resto del año, para hacer senderismo, excursionismo y ciclismo de montaña. Si planeas irte a la montaña, deberías prestar atención a un par de particularidades.

¿Por qué la montaña es tan especial?

Estar a una altura impresionante y disfrutar de un paisaje increíble: ¡la montaña es lo más! Disfruta de cada momento. Pero, igual que en la playa, una fresca brisa de montaña también puede resultar engañosa, pues los rayos UV siguen presentes. Una brisa fresca también puede convertirse en un viento helado, especialmente a gran altitud. Por lo tanto, la piel necesita protección no solo ante los rayos UVA y UVB, sino también ante el frío. A menudo aún puedes encontrar algunos campos de nieve persistentes en primavera y verano. Cuídate especialmente en esos lugares: la nieve refleja los rayos del sol e incrementa su efecto hasta en un 90 % de la radiación UV existente.

Artículos esenciales para pasar el día en la montaña

Disfrutarás mucho más de tu día en la montaña si te llevas todo lo que necesitas. A continuación tienes una lista de las cosas que solemos dejarnos en casa demasiado a menudo: 
  • Gafas de sol: asegúrate de que las lentes tienen protección ante los rayos UVA. 
  • Protector para la cabeza: el frío y el sol dañan tanto la piel como el cabello. 
  • Mucho líquido: una botella de plástico ligera es más fácil de llevar. 
  • Un protector labial: fíjate también en el factor de protección solar de este producto. 
  • Un aperitivo para mantener el hambre a raya: prueba a llevarte albaricoques deshidratados. Sacian, están ricos y el beta-caroteno mejora la función protectora de la piel.

Aviso a montañeros: los rayos UV aumentan con la altitud.

Otra cosa que hay que tener en cuenta al ir a la montaña: la intensidad de los rayos UVB aumenta con la altitud; en un 15–20 % cada mil metros. Esto significa que necesitas un factor de protección solar más elevado cuanto más asciendas.

En casa, en la ciudad y en el campo: tomar el sol para recargar las pilas

Sal durante la hora de la comida para recargarte de energía con la luz del sol. Da igual dónde estés: puedes hacerlo en casi cualquier sitio. En un parque cercano o en la terraza de la empresa, pasar algo de tiempo al aire libre te ayuda a relajarte y despejar la mente. Sin embargo, la potencia del sol suele subestimarse y, en un abrir y cerrar de ojos, tus labios se pueden tensar y la piel te puede empezar a arder. Para evitar que esto ocurra, no permanezcas al sol más de quince minutos sin protección. Por supuesto, este tiempo variará según tu tipo de piel, pero como regla aproximada no deberías exceder el cuarto de hora. Si quieres estar más rato al sol sin preocuparte, usa una crema facial como Cuidado de Día Hidratante con FP 15.
¿Un descanso al sol? Por desgracia, los radicales libres no descansan. No te quemes el rostro tontamente; lamentablemente, solo se tarda entre diez y quince minutos al sol sin protección.

Protégete del sol en cualquier sitio

Te recomendamos...