Aceite de coco para el pelo

La fragancia del coco además de transportarte al verano a los días de sol y vacaciones, es ideal para mimar tu cabello gracias a sus múltiples cualidades.

Beneficios del aceite de coco

Aceite de coco

El aceite de coco contiene antioxidantes naturales como la vitamina E, que protegen la piel y el cabello de los daños que produce el entorno.

Aceite de coco para el pelo – cuidado y protección natural

Antes de empezar tómate tu tiempo y disfruta de una experiencia puramente sensorial. Abre el recipiente de aceite de coco y aspira su fragancia con los ojos cerrados; seguro que te transporta a una playa, bajo el sol, y sientes como si estuvieras en plenas vacaciones. Luego observa la textura del aceite de coco, en estado natural y a temperatura ambiente, presenta una consistencia firme de color blanco pero cuando apenas se calienta, se vuelve transparente y líquido, en ese estado su aplicación es mucho más sencilla.

Hace siglos, se descubrieron en Asia os efectos positivos del aceite de coco.
El secreto de belleza del aceite de coco es el ácido láurico o ácido dodecanoico que, junto con otros muchos ácidos grasos saturados, representa el ingrediente más importante de este elixir de belleza de fragancia tan inconfundible y agradable. El aceite de coco, proporciona al cabello una capa protectora potenciando su suavidad, salud y brillo. Por eso el resultado es un cabello sano, sedoso y brillante.

Pero ¿sabías que la grasa prensada de la nuez de coco es un componente básico de la nutrición que además de sabroso, regula los lípidos en sangre y posee un efecto antibacteriano?

Propiedades del aceite de coco y sus usos

Utilizar secador de forma frecuente, productos de estilismo, los rayos UV, incluso el calor seco del ambiente estresan el cabello. El nutritivo aceite de coco devuelve al cabello apagado y quebradizo su brillo sedoso y suaviza de nuevo hasta sus puntas. También está recomendado el aceite de coco para el cuero cabelludo sensible e irritado.

Preparado natural

Una mascarilla capilar de aceite de coco cuida de forma natural el cabello dañado.

Cuidado profundo para el cabello dañado

Tú también puedes fabricar tu propia mascarilla hidratante y otros tratamientos capilares con base de aceite de coco. Sólo necesitas aceite de coco prensado en frío, sin tratar, que podrás encontrar en herbolarios y, seguramente cada vez más, en supermercados. Como el aceite de coco a temperatura ambiente es sólido, es necesario aplicar calor para cambiar su consistencia a líquida y que resulte fácil de aplicar. Para ello debe alcanzar una temperatura entre 23 y 26 grados, es decir, cuando entra en contacto con la piel por ejemplo. Es muy sensible a los cambios de temperatura y por eso puede volverse completamente líquido durante los días más cálidos de verano. Aún así, no es necesario conservarlo en el refrigerador; basta con mantenerlo en un espacio fresco, sin exposición solar directa, ya que el aceite de coco de alta calidad presenta una vida útil de dos a tres años a temperatura ambiente.

Para hacer una mascarilla o un tratamiento capilar a base de aceite de coco, primero lava tu cabello como de costumbre y sécalo superficialmente con una toalla. A continuación, aplica el contenido de una cuchara empezando por el cuero cabelludo y las raíces hasta llegar hasta las puntas. Después, envuelve el cabello en una toalla y deja al aceite ejercer su efecto durante una hora. Si tienes el cabello muy dañado, por el uso de tintes, tratamientos capilares agresivos... puedes dejar la mascarilla toda la noche. Por último, aclara tu cabello con agua caliente retirando el exceso de aceite.

Cuidado para las puntas de tu cabello

Si aplicas una mascarilla a base de coco en las puntas de tu cabello evitarás tener puntas secas y abiertas; así conseguirás que estén suaves y evitarás que se vuelvan quebradizas. Aplica una pequeña cantidad de aceite en la zona de las puntas y deja que se absorba.

Aceite de coco como acondicionador

Otra de las propiedades del aceite de coco es que le da a tu cabello un tacto suave y sedoso y puede ser usado como acondicionador. 

Derrite dos cucharaditas de aceite en tus manos y aplícalo en tu cabello después de su lavado. Pasado uno o dos minutos, igual que si fuera una mascarilla acláralo. La cantidad óptima de aceite variará en función de la longitud y la densidad de tu melena. 

Aunque seguramente tendrás que ir probando cuál es la cantidad óptima en tu caso seguro que al final consigues una melena sana y brillante.

Comprar un aceite de coco de calidad es clave

Nuestro consejo: para obtener todos los beneficios del aceite de coco usa solo uno de alta calidad. Observa el etiquetado y fíjate que éste haya sido prensado en frío, no se haya refinado, ni blanqueado y sea 100% natural. Así, sabrás que contiene sus nutrientes, vitaminas y minerales más importantes.

Conecta con tus sentidos con aceite de coco

Los beneficios del aceite de coco no solo se aplican en nuestro pelo, sino que se extienden a toda nuestra piel. Para descubrir todas las propiedades del aceite de coco, toma en tus dedos un par de gotas y cierra los ojos; enseguida sentirás el fabuloso perfume del aceite de coco antes de extenderlo sobre tu piel o cabello. Prueba a aplicar el aceite de coco sobre tu piel dando un suave masaje déjate envolver por tu fragancia y escapa del estrés diario. Realizar este ritual diario es sencillo con NIVEA Aceite en Loción Coco, nuestra loción hidratante con todas las propiedades del aceite de coco y una rápida y sencilla aplicación. 

Y si prefieres usar otros ingredientes naturales como el aceite de jojoba o el aceite de monoi, pero sigues prefiriendo el dulce y refrescante aroma a coco; no dudes en probar Care & Coconut Gel de Ducha o nuestro nuevo Body Soufflé Coco & Aceite de Monoi. Estos 2 productos harán las delicias de tu baño y de tu piel.