cremas solares

¿Quemaduras solares? Lo que de verdad ayuda al instante

¿El mejor consejo respecto a las quemaduras solares? Evitarlas. Ahora bien, si te has olvidado de aplicarte protección solar, es importante actuar inmediatamente. Aquí hallarás remedios y consejos para quemaduras solares.

Consejos de emergencia para quemaduras solares

After sun

El nuevo NIVEA After Sun Loción Hidratante calma y refresca la piel tras tomar el sol. 

Demasiado sol: botiquín de emergencia

Si has estado demasiado tiempo al sol y además no te has aplicado suficiente protección solar es probable que en mayor o menor medida tu piel se haya visto afectada y esté quemada. ¿Cuáles son las pautas que debes seguir para aliviar el dolor?

  1. Refrescarte: puedes darte una ducha de agua tibia o utilizar una toalla, unas compresas de algodón, una gasa fría para reducir la inflamación. Ojo, frío no “congelado” porque podrías agravar aún más la situación.
  2. Bebe mucho líquido: al tomar el sol nuestro cuerpo pierde una gran cantidad de agua, que hay que reponer en la mayor brevedad, en tanto así ayudarás a tu piel en su proceso regenerativo.
  3. Utiliza alguna crema hidratante ligera/refrescante, idealmente un producto After Sun de NIVEA con ingredientes reparadores como el Aloe Vera que alivian, refrescan y ayudan a la piel a regenerarse.

Nota: si sufres de quemaduras solares graves, tienes ampollas, náuseas y/o dolor, consulta con tu médico.

¿Cómo puedes contribuir a la regeneración de la piel?

Las quemaduras de sol suelen ser de primer grado; solo en raras ocasiones hay quemaduras de segundo grado. Sea grave o no, el número de veces que los niños sufren quemaduras solares de pequeños está estrechamente relacionado con el cáncer de piel en la edad adulta. Por lo tanto, deben evitar las quemaduras de sol. Contribuye a la regeneración de tu piel con productos After Sun. Los productos hidratantes contienen ingredientes naturales como aloe vera, calman la piel y ayudan a regenerarla. Evita el sol durante unos días hasta que el enrojecimiento de la piel y, por lo tanto, la quemadura de sol, haya desaparecido.

Remedios naturales para quemaduras solares

Para refrescar eficazmente y proteger de la inflamación, prueba a usar compresas frías de paños de algodón empapadas en agua. 

Tienen un efecto refrescante y antiinflamatorio. Las compresas empapadas en aceites vegetales o té verde también refrescan rápidamente las quemaduras de sol: añade unas gotas de esencia de caléndula o manzanilla a las compresas frías. También es importante refrescar las zonas afectadas de la piel durante al menos una o dos horas, y protegerlas del sol al día siguiente. Las quemaduras solares pueden tardar hasta una semana en curarse por completo.

Esencia calmante de manzanilla

Una compresa fría de manzanilla puede calmar la piel de las zonas afectadas.

Partes del cuerpo especialmente vulnerables

Lamentablemente puedes recibir quemaduras solares en cualquier parte del cuerpo, pero hay varias zonas especialmente desprotegidas ante la radiación UV. Esto se debe por una parte a su posición vulnerable y, por otra, a tratarse de zonas sensibles.

Las «trampas solares»: partes del cuerpo que necesitan una protección especial

Entre las llamadas «trampas del sol» del cuerpo se encuentra la cara , especialmente el puente de la nariz, los labios, el contorno de ojos, la frente y las mejillas. La piel de la cara se ve expuesta al sol sin protección a diario. Además, la piel del rostro es mucho más fina y, por lo tanto, mucho más sensible. Por eso requiere un nivel de protección solar especialmente elevado. Cuando estés de vacaciones, asegúrate de que usas una crema solar desarrollada especialmente para piel sensible; en tu día a día, usa una crema de día con factor de protección solar.

Por otro lado, las zonas en las que se producen rápidamente quemaduras solares son la parte superior del pecho, el cuello, el empeine, los hombros, las orejas y el cuero cabelludo. Además de un protector solar o leche solar con un factor de protección elevado, la ropa es la mejor forma de protegerse de la peligrosa radiación ultra violeta.

Averígualo todo sobre protección solar aquí.

No olvides cubrirte la cabeza.

Cuando estés directamente bajo el sol, es mejor que te cubras la cabeza. Esto es especialmente importante para los niños.