Piel preciosa en verano header

Piel preciosa en verano

Disfruta del sol
El verano es la época más bonita del año para muchos de nosotros. Pero las altas temperaturas y el sol presentan muchos retos para nuestra piel. Descubre cómo cuidar y proteger tu piel adecuadamente.

Verano, sol, protección solar

Para muchas mujeres, una tez ligeramente bronceada es parte esencial del verano. Para asegurarte de que tu piel no resulta dañada, necesita atención y cuidados. La protección solar, junto con mucha hidratación y una alimentación adecuada, son especialmente importantes.

Cómo tener la piel radiante en verano

  • Protege tu piel del sol: los rayos UV suponen un estrés importante para la piel. Por eso siempre deberías aplicarte protección solar en el rostro y en el cuerpo. Para más información acerca de cómo elegir la protección solar adecuada, haz clic aquí.
  • Aporta hidratación a tu piel: en verano, la piel pierde hidratación debido al calor. NIVEA After Sun Loción Hidratante  calma, hidrata y regenera tu piel tras la exposición solar.
  • Bebe lo suficiente: en verano siempre deberías tener una botella de agua a mano. Tu cuerpo pierde mucha hidratación debido a la fuerte transpiración; por eso debes intensificar la injesta de agua y beber entre dos y tres litros de agua para que tu piel esté suficientemente hidratada. 
  • Tómate tu tiempo para refrescarte. En verano a mucha gente le gusta darse una ducha helada para refrescarse; pero ese cambio tan repentino del calor al frío generará un efecto rebote en tu "termostato" y  volverás a ponerte a sudar enseguida. Por lo tanto, lo mejor es darse una ducha tibia para asegurarte de estar fresca más tiempo y si quieres una dósis extra de frescor: Bajo la ducha Loción After Sun le dará a tu cuerpo una dosis extra de frescor en la ducha.

Lleva siempre contigo protección solar.

Verano sin fin

A la nevera: la forma adecuada de guardar los productos de cuidado de la piel en verano

Nuestras cremas y lociones tienen un nuevo hogar en verano: guárdalos en la nevera. Esto tiene un efecto secundario positivo: cada vez que te apliques algo, tendrás una dosis extra de frescor en la piel. 

Este truco de la nevera también es genial para tu pijama, tus plantillas y tus zapatos. También puedes encontrar otro gran aliado de la piel en verano en tu frigorífico: las vitaminas. Come mucha fruta fresca, como melón o piña, durante los días calurosos. ¿Sabía que en la medicina tradicional china se cree que estos alimentos refrescan el cuerpo desde el interior? Su alto contenido en agua también garantiza que la piel esté provista de hidratación.

Energía para el verano

¡Aprovecha el verano al máximo! Una sesión rápida de ejercicio no solo te dará energía, sino que te garantizará una piel bonita y firme, y una tez radiante. ¿Te agota el calor? Te enseñaremos cómo mantenerte en forma pese a las elevadas temperaturas.

Disfruta del verano

Te recomendamos