¿Piel deshidratada? Descubre sus síntomas y soluciones

¿Piel deshidratada? Descubre sus síntomas y soluciones

Tener la piel deshidratada es algo habitual, especialmente si no hacemos los deberes cuidándola con una crema adecuada que se adapte a sus necesidades. En concreto, la piel sufre una falta de agua en un momento concreto e incluso las pieles mixtas o grasas pueden presentar deshidratación. Por lo tanto, no es un problema exclusivo de las pieles secas. Así, por ejemplo, en un simple vuelo de avión es bastante común que la epidermis pierda agua dadas las condiciones de sequedad de las cabinas. En definitiva, la epidermis sufre un descenso de los niveles de hidratación y empiezan a aparecer una serie de síntomas que no solo pueden ser unas pequeñas arrugas de expresión, sino también una tirantez incómoda, entre otros.

La deshidratación para cada tipo de piel

Lo cierto es que nos resultará sumamente fácil reconocer un episodio de deshidratación en nuestra epidermis. En concreto, hablamos de los siguientes síntomas de la piel deshidratada:

  • Tirantez.
  • Rugosidad.
  • Ausencia de suavidad.
  • Picor.
  • Rojez.
  • Falta de elasticidad.
  • Aparición de líneas de expresión en el rostro.
  • Pequeñas arrugas.
  • Escasa luminosidad.

Existen muchos factores que han podido desestabilizar el manto protector de la piel y causar estos problemas. Así, podemos citar la falta de sueño, una exposición solar intensa sin contar con la protección adecuada, cambios bruscos de temperatura como los que favorece el uso continuado del aire acondicionado o la calefacción, y el no beber suficiente líquido, ya que la piel se hidrata también desde el interior.

También puede deberse a que emplees cremas inadecuadas para tu piel que no sean lo suficientemente hidratantes. Como decíamos, la deshidratación no es un problema exclusivo de las pieles secas pues todas, sin excepción, pueden acabar desarrollando estas alteraciones. Por suerte, hay formas de salir al paso.

La piel grasa también puede estar deshidratada

Nuestro propósito es que la piel recupere el agua de la forma más rápida posible y para ello debemos emplear los productos adecuados para que la barrera hidrolipídica vuelva a su ser. Por ello, conviene que nos esforcemos por mejorar la hidratación con cremas muy eficaces.

Así que te animamos a usar NIVEA Cuidado de Noche Regenerador con Vitamina E & Hydra IQ. Con una textura ideal para el cuidado de cualquier tipo de piel.

Piel seca deshidratada

Por su parte, la piel seca o muy seca necesita una crema que le aporte una hidratación completa en todo momento. No en vano, la piel seca se caracteriza por una escasa actividad de las glándulas sebáceas, una gran finura y por presentar los poros cerrados. A esto se añade una tendencia a la descamación, al enrojecimiento y las irritaciones.

Así que conviene esmerarse en su cuidado para evitar una piel seca deshidratada. Te recomendamos NIVEA Q10 Power Antiarrugas Crema de Día Extra-Nutritiva que incluye aceite de argán 100% orgánico (un poderoso producto hidratante), además de Q10 100 % idéntica a la de la propia piel y glicerina, un potente hidratante que existe de forma natural en la piel para mantener su hidratación.

Piel mixta y deshidratada

Aunque es el tipo de piel más común, también puede ser la más difícil de cuidar ya que presenta sumados los problemas de las grasas y de las secas. Así, puede acabar presentando zonas brillantes e incluso acné pues no siempre es fácil elegir el producto adecuado. ¿Y qué hacer cuando se deshidratan?

A estas pieles les proponemos NIVEA Q10 POWER Antiarrugas + Matificante.  Un cuidado de día específico para la piel mixta, con coenzima Q10 100% idéntica a la de la piel y extracto de algas, que además cuenta con una textura muy ligera.

La deshidratación de la piel normal

Si tienes la piel normal, con este producto acertarás siempre que busques un extra de hidratación porque es apta para todos los tipos de piel. NIVEA Cuidado de Día Hidratante, dentro de la gama de Esenciales y te procurará una hidratación intensiva ya que está enriquecida con vitamina E & Hydra IQ, además de protección solar. Sin duda, mantendrás a raya la deshidratación.

Piel sensible deshidratada

Es cierto que las pieles sensibles pueden llevarte de cabeza, sobre todo si reaccionan ante cualquier ingrediente. No pasa nada. Te recomendamos NIVEA Cuidado de Día Nutritivo para piel seca o sensible, que enriquecida con Aceite de Almendras e Hydra IQ aporta una hidratación intensiva para una piel suave y radiante.

Independientemente de la piel que tengas. Tampoco te vendrá nada mal que bebas agua en abundancia –entre 1,5 y 2 litros diarios–, además de tomar frutas como la sandía o alimentos como el pepino que te ayudarán a reponer líquidos.

En definitiva, deja también que tu alimentación se convierta en una mejor herramienta de cosmética. ¡Todo suma!