Tratamiento antienvejecimiento

Antienvejecimiento: no aparentarás la edad que tienes

Gran experiencia en cremas anti-arrugas
El objetivo de nuestros expertos de I+D es encontrar nuevas opciones para conseguir que tu piel luzca más suave y rejuvenecida. Descubre cómo se traduce esto en cremas anti-arrugas.

La gran aliada contra las arrugas: la ciencia

Nuestra piel va cambiando con el tiempo a medida que nos hacemos mayores y, desafortunadamente, no podemos detener el reloj y frenar su envejecimiento. Pero nuestros científicos trabajan cada día investigando cómo prevenir el envejecimiento de la piel y productos que consigan los mejores resultados anti-edad.

Un siglo cuidando tu piel durante toda la vida

Gracias a nuestras innovaciones, siempre hemos sido capaces de fijar estándares mundiales. Una visita a nuestro Centro de Investigación de Hamburgo te permitirá hacerte una idea del trabajo que realizan nuestros investigadores.

Tú y las investigaciones de NIVEA: un gran equipo

Nuestra piel comienza a envejecer alrededor de los 25 años aproximadamente. Los factores genéticos y ambientales y nuestro estilo de vida también influyen en el proceso. Si bien es cierto, aunque no hay nada que se pueda hacer para evitarlo, lo que sí se puede hacer es combatir sus efectos y reducirlos. Por ejemplo, mediante la estimulación de la actividad celular. 
Es más fácil de lo que crees: sigue una dieta saludable, duerme lo suficiente, bebe suficiente agua y empieza a utilizar pronto una crema anti-arrugas hidratante. NIVEA y sus investigaciones en este campo te pueden ser de gran ayuda en esta tarea. Porque empleamos toda la experiencia adquirida a lo largo de más de 100 años dedicados a la investigación de la piel a encontrar ingredientes que te ayuden a lucir un aspecto más fresco y rejuvenecido. Pero es importante que no esperes a que aparezcan los primeros signos de envejecimiento, como arrugas o sequedad. Comienza ya a cuidar tu piel con cremas de día y de noche, contorno de ojos y mascarillas faciales. Utiliza cremas faciales hidratantes con ingredientes anti-edad.

La crema anti-arrugas ideal

A medida que pasan los años, algunos componentes naturales de la piel, como el Colágeno o el Ácido Hialurónico, van disminuyendo. Por ello, es aconsejable comenzar a usar una crema anti-arrugas a partir de los 30 años. En este vídeo te contamos todo lo que debes tener en cuenta.

Todo lo que deberías saber acerca del envejecimiento de la piel

El envejecimiento de la piel es un proceso natural. No podemos detenerlo, pero sí podemos combatir sus efectos haciendo todo lo que esté en nuestras manos para estimular la actividad celular.

Envejecemos con nuestras células

Cada una de las células de nuestro cuerpo contiene toda la información que determina quiénes somos. A medida que nos hacemos mayores, los cerca de 10 billones de células que hay en nuestro cuerpo van envejeciendo con nosotros. Disminuye la actividad celular. La tasa de renovación de las células de la piel puede ralentizarse en función del nivel de energía. La piel pierde su firmeza y comienzan a aparecer las arrugas. Ese es el momento en que comenzamos –nosotras y los demás– a notar que la piel está envejeciendo. Sin embargo, los últimos estudios en investigación celular han demostrado que, a pesar de que no se puede frenar el proceso de envejecimiento, sí se puede estimular la actividad celular y mejorar la renovación de las células. Según apunta la ciencia, las células jóvenes y vitales se regeneran regularmente y su metabolismo funciona a toda velocidad. Este es un requisito muy importante para lograr una piel de aspecto joven.

En pocas palabras:

¿Cuáles son y para qué sirven las distintas capas de la piel?

Epidermis: la capa más externa
La capa más superficial de la piel actúa como una barrera que le proporciona a nuestra piel la protección que necesita. Esta barrera es importante para proteger nuestro cuerpo de agentes externos y mantener su hidratación. En las capas inferiores de la epidermis continuamente se están formando células que ascienden a la superficie de la piel, donde mueren. Mediante este mecanismo, la epidermis se autorregenera cada 4 semanas. 
Dermis: el nexo de unión entre la epidermis y la hipodermis
Una red de Colágeno y fibras elásticas proporcionan a la piel su elasticidad y firmeza. El contenido de Colágeno va disminuyendo con la edad. La cantidad de fibras elásticas intactas también se reduce. La piel pierde su elasticidad y tonificación. 
Hipodermis: la capa inferior de la piel
Está compuesta principalmente de tejido conjuntivo y tejido adiposo. Sin embargo, con los años el número de células que acumulan la grasa en el tejido adiposo va disminuyendo. Como consecuencia, el volumen de la piel mengua y aparecen las primeras arrugas.

La piel necesita energía y una buena línea de defensa

La Coenzima Q10, presente en la piel, es fundamental para generar energía y proteger la piel del estrés oxidativo. Sin embargo, la proporción de Q10 en nuestra piel se va reduciendo con los años. Los productos anti-envejecimiento que contienen Q10 ayudan a la piel de forma eficaz.

Signos de envejecimiento de la piel

  • A partir de los 20: pérdida de hidratación, aparecen las primeras líneas de expresión.
  • A partir de los 30: la piel forma menos lípidos, aparecen las primeras arrugas en la frente.
  • A partir de los 40: la piel se vuelve más seca y fina, aparecen las primeras arrugas alrededor de los ojos.
  • A partir de los 50: disminuye el suministro de nutrientes, la tez se vuelve más pálida y pierde elasticidad.
  • A partir de los 60: la piel pierde densidad y espesor, se difuminan los contornos, comienzan a aparecer unas manchas de tonalidad oscura conocidas como manchas de la edad.

Presume de una piel radiante y joven

Cómo la luz envejece la piel

La luz diurna normal es una de las principales causas del envejecimiento prematuro de la piel, contribuyendo en un 80 %. La consecuencia visible son las arrugas y las manchas oscuras, por ejemplo. Por ello, es muy importante que utilices productos para el cuidado de la piel con FPS no solo cuando estés de vacaciones, sino todos los días.

Información útil: radiación UV

Estamos permanentemente rodeados de luz solar y, por tanto, de radiación UV. La radiación UV la genera tanto la luz solar directa como la indirecta. La intensidad UV varía en función de la estación del año y es mayor en verano que en invierno. En consecuencia, los riesgos asociados a la intensidad UV también cambian. La proporción de rayos UVB, que son los que provocan quemaduras en la piel, es más alta en verano que en invierno, por lo que durante la temporada estival el riesgo de quemarse se multiplica por seis. Además, la intensidad de los rayos UVB varía a lo largo del día y puede llegar a ser hasta 150 veces mayor al mediodía que a las 6 de la mañana. Por la tarde, la intensidad es unas 4 veces mayor que a primera hora de la mañana. En cambio, los rayos UVA están mucho menos sujetos a fluctuaciones. Así, los rayos UVA son un riesgo permanente y es necesario protegerse de ellos incluso si vas a exponerte pocas veces o durante poco tiempo al sol.

Cómo protegerse del sol con el FPS adecuado

Es muy importante proteger la piel con productos con factor de protección solar. El factor de protección solar (FPS) indica el número por el que se multiplica el tiempo durante el cual la piel es capaz de protegerse por sí misma cuando utilizas un protector solar. Es decir, cuánto tiempo más puedes estar al sol sin quemarte. Un FPS alto reduce la cantidad de radiación UV que llega a la piel, protegiendo así nuestra piel de quemaduras y radicales libres. Protege tu piel con una protección solar tanto cuando vayas a la playa como en tu vida diaria. Prueba, por ejemplo, NIVEA Q10Plus Anti-arrugas Cuidado de Día FP30. Contiene una protección solar extra que actúa contra los signos de envejecimiento de la piel causados por la luz solar. Esta crema de día combina dos ingredientes activos: Coenzima Q10 y Creatina que reducen eficazmente las arrugas desde el interior al tiempo que ayudan a prevenirlas. Tu piel lucirá un aspecto más joven durante más tiempo, las arrugas se reducirán visiblemente y mejorará la tonificación de tu piel.

¿Qué FPS necesito?

Cada persona necesita un factor de protección solar distinto en función de su color de piel, su tipo de piel, la ubicación geográfica o el momento del día en el que se vaya a exponer al sol.

Mascarillas: mini vacaciones para la piel

Un bálsamo para la piel y el alma

Aplica la mascarilla y disfruta de unos breves instantes de placer. Esta actúa como inyección de nutrición  capaz de compensar la pérdida de hidratación (sobre todo en las pieles maduras), además de refrescar rápida y notablemente la piel. NIVEA Q10Plus Anti-arrugas Mascarilla Suave estimula la piel y combate las arrugas desde dentro. 

Nuestro consejo: retira la mascarilla después del tiempo recomendado, ya que en este caso duplicar el tiempo de aplicación no duplica los beneficios. Para terminar, hidrata tu piel con el producto más adecuado en función del momento del día.

Mascarillas nutritivas para tu rostro

Las mascarillas son el broche de oro de cualquier rutina de cuidados anti-envejecimiento para la piel. Disfruta del tiempo que dedicas a aplicarte la mascarilla y espera a que actúe como un paréntesis de placer en mitad del trajín de la vida diaria.

Aplicar y disfrutar la mascarilla: te contamos cómo hacerlo

  • Aplica la mascarilla en la frente, las mejillas y la barbilla.
  • Evita las zonas que rodean los ojos y la boca. 
  • Respeta el tiempo recomendado.
  • Retírala con un disco de algodón o una esponja.
Te recomendamos