Mascarilla facial multiusos: la tendencia de belleza para una piel bonita

La técnica del multimasking se trata de aplicar a cada zona de tu rostro el tipo de mascarilla que realmente necesita. Por ejemplo, la piel de la "zona T" - nariz y frente- tiene unas necesidades distintas a la de las mejillas. NIVEA te explica dónde aplicar cada mascarilla para tener un resultado óptimo en tu rutina de cuidado facial.

¿Qué son las mascarillas multi-usos?

La piel de tu rostro no es igual en todas las zonas. Por ejemplo, la zona de las mejillas tiende a secarse más, mientras que la "zona T" suele contener más brillos. La tendencia del multimasking consiste en cubrir las necesidades que tiene cada parte de la cara, para conseguir un balance de hidratación que evite la aparición de imperfecciones.

Mascarilla multi-usos para combatir la piel con manchas y seca

La técnica del multimasking consiste en aplicar varias mascarillas al mismo tiempo, pero sin llegar a sobreponerlas de forma que cada mascarilla actúa sólo en una zona específica de tu rostro.

¿Es realmente necesario utilizar una mascarilla distinta en cada zona?

Al igual que la piel de tus piernas no necesita los mismos cuidados que la de tus pies, el rostro tiene diferentes necesidades según la zona que quieras tratar. Las mejillas tienden a ser una zona más seca, mientras que la "zona T" suele ser más grasa y, por tanto, con una mayor tendencia a la aparición de puntos negros o espinillas. Además, la zona de alrededor de los ojos es mucho más delicada que el resto y suele necesitar cuidados más específicos. 

No siempre tenemos todo el tiempo que nos gustaría, por eso existen mascarillas excelentes y rápidas como las mascarillas de tejido Q10 Antiarrugas Energizante o la mascarilla de tejido Hyaluron Cellular Filler + Contorno. Pero si lo que buscas es un cuidado equilibrado y efectivo de la piel de tu rostro, debes prestar atención a las necesidades de cada zona a la hora de llevar a cabo tu rutina de limpieza e hidratación. 

Este es el principio de la tendencia multimasking. Se trata de usar diferentes tipos de mascarillas según las necesidades que tengas y las zonas que estés tratando. En lugar de utilizar la misma mascarilla para todo el rostro, esta tendencia trata de localizar la aplicación de cada una de ellas según tus necesidades, para que cada zona reciba el cuidado que necesita y así obtener unos resultados mucho más efectivos en tu piel.

Una mascarilla específica para cada zona

Cada parte del rostro tiene unas necesidades muy diferentes, por ello, es importante que sepas lo que necesita tu piel en cada zona aplicando una mascarilla específica en cada una consiguiendo así una piel limpia, revitalizada y fresca.

Multimasking: ¿qué necesita cada zona de tu rostro?

Zona T

Tu frente, nariz y mandíbula están conectadas como si dibujases una T en tu cara. Esta zona es la que más sebo produce del rostro y por este motivo suele ser donde es más frecuente que aparezcan poros y espinillas. Una mascarilla exfoliante que contenga Kaolin, Arcilla Medicinal y Carbón te ayudará a lidiar con el exceso de grasa. Una buena opción para el cuidado de la zona T, es NIVEA Urban Detox Mascarilla Minimiza Poros 1 Minuto

Multimasking: ¿qué necesita cada zona de tu rostro?

Ojos

La piel de alrededor de tus ojos es particularmente delicada y sensible. Por eso, es importante mantenerla nutrida aplicando mascarillas con Coenzima Q10 y Ácido Hialurónico para evitar la aparición prematura de líneas de expresión. Las mascarillas con cafeína también son ideales para calmar la hinchazón y las ojeras de los ojos. Como alternativa, siempre es bueno aplicar un contorno de ojos que nutra tu piel de la zona en profundidad como NIVEA CELLular Anti-Age Contorno de Ojos con Ácido Hialurónico y Extracto de Magnolia. 

Multimasking: ¿qué necesita cada zona de tu rostro?

¡Presta atención al tiempo de aplicación!

Es muy importante que tomes nota del tiempo que debes llevar la mascarilla puesta, ya que una aplicación más larga de lo que se recomienda puede causar irritaciones en la piel. Por eso, debes aplicar siempre la mascarilla de la "zona T" primero, después retirarla y aplicar las mascarillas para tus mejillas y ojos. Consejo: en lugar de lavar con abundante agua, trata de retirar las mascarillas como si te estuvieras desmaquillando, arrastrando con suavidad el producto hacia fuera. 

Prepara tu propia mascarilla casera: recetas DIY

Si aplicas estas tres mascarillas usando el principio multimasking, serás capaz de cubrir todas las necesidades de tu piel y conseguirás un resultado óptimo. ¿Lo mejor de todo? ¡Que puedes hacer las mascarillas por tí misma!
multimasking-mascarilla-de-miel

Multimasking: recetas para cada zona de tu rostro

Reducción de requesón y miel para la zona T

1-2 cucharadas de requesón bajo en grasa y 1 cucharadita de miel son la receta para una mascarilla que combate las impurezas de la piel. El requesón absorbe el exceso de grasa y suaviza la piel, mientras que la miel tiene una función antibacteriana y puede prevenir inflamaciones. Aplícala en la zona T durante 20 minutos y lava posteriormente la zona con agua tibia.

multimasking-fruta

Multimasking: recetas para cada zona de tu rostro

Mascarilla de aguacate para prevenir las mejillas secas

Los aguacates contienen ácidos grasos insaturados, que son muy importantes para la propia capa lipídica de la piel. Éstos permiten que la piel absorba la humedad mucho mejor que por sí sola. Machaca la fruta y aplica la mezcla en tus mejillas. Deja actuar durante 20 minutos y lava con agua tibia.

multimasking-granos-de-cafe

Multimasking: recetas para cada zona de tu rostro

Mascarilla de café y aceite de coco para refrescar la zona de la ojera

Una receta genial para hacer una mascarilla refrescante para el contorno de ojos  es mezclando 1 cucharadita de aceite de coco y 1 cucharadita de café. Aplica la mezcla sobre las ojeras, déjala actuar durante 20 minutos y luego enjuaga cuidadosamente. La cafeína ayuda a reducir la hinchazón, mientras que el aceite ayuda a restaurar la humedad en la piel.