Yoga para embarazadas: ejercicios y consejos

Yoga para embarazadas: ejercicios y consejos

El embarazo es un periodo ilusionante, pero también agotador y que, en ocasiones, vivimos como un auténtico manojo de nervios. Las constantes pruebas, la incertidumbre o el cansancio están más que presentes durante todo este tiempo. Por este motivo, el yoga para embarazadas puede resultar la mejor elección para salir al paso de todos estos problemas.

Si no te has animado nunca a practicarlo, quizás con el embarazo te hayas topado con una oportunidad de oro para profundizar en las diversas posiciones de yoga. Aunque no podrás efectuar todas ellas debido a tu delicado estado, muchas otras sí. Por lo tanto, ve preparando todo el material necesario porque empezamos la clase.


Ejercicios de yoga para embarazadas

Muchas mujeres tienen a su disposición la posibilidad de acudir a yoga prenatal, otras, en cambio, simplemente acuden a clases de yoga tradicional donde el profesor adapta las posiciones a sus circunstancias particulares e incluso les puede proponer algunas nuevas posturas enfocadas al embarazo. Sin embargo, no podemos pasar por alto que, con la COVID-19, la asistencia a este tipo de clases se ha vuelto un poco compleja. Pero no pasa nada porque hemos recopilado algunos ejercicios de yoga para embarazadas para que los practiques cómodamente en casa.

Postura de malasana o guirnalda

Esta postura requiere que hagas la postura del gato. Para ello te colocas en cuadrupedia sobre la alfombra con las muñecas alineadas con tus hombros. Al inhalar, debes elevar tu espalda y arquearla lo máximo posible evitando que tus manos se despeguen del suelo. Estira tus brazos, mete tu ombligo (sin apretar y como tu estado de gestación te permita) y deja que tu cabeza caiga sin presión. Exhala y vuelve a la posición inicial. Poco a poco adopta la postura de la vaca. Inhala y alza la vista al tiempo que elevas el pecho y el coxis. Deja finalmente caer tu abdomen. Repite esta secuencia varias veces y no olvides prestar mucha atención a cómo respiras.

Utrasana o postura del camello

Arrodíllate sobre la alfombra con las piernas abiertas y mantén los empeines de los pies apoyados en el suelo. Desde esta postura, adelanta tu cadera y pon tus manos en la parte baja de la espalda con los dedos hacia abajo. Poco a poco ve inclinándote hacia atrás con una mano en tu tobillo.

Largas respiraciones

Los ejercicios de respiración son una parte fundamental del yoga y, sin duda, te beneficiarán en esta intensa etapa de tu vida pues te ayudarán a conectar mejor con tu cuerpo y, cómo no, con esa pequeña vida que crece en tu interior y serán muy útiles en el momento del parto.


Beneficios de hacer yoga durante el embarazo

El yoga es de esas actividades beneficiosas en cualquier momento de la vida y, por supuesto, en el embarazo también. ¿Quieres saber cuáles son todas esas ventajas que te brinda? Te las detallamos a continuación:

Mejora la oxigenación de la sangre tanto de la madre como la del niño.

Favorece la elasticidad.

Ayuda a aliviar los posibles problemas de espalda.

Facilita la relajación en estos momentos en los que los nervios afloran.

Te prepara para el momento del alumbramiento. Recuerda que algunas posturas facilitan el descenso del bebé por el canal de parto y también te ayudan a ser más consciente de tu cuerpo.

La recuperación tras el parto será mucho más rápida gracias al yoga practicado durante los meses de embarazo.

Consejos y precauciones a tener en cuenta

Es evidente que muchas posturas de yoga están desaconsejadas para las embarazadas. Pero si deseas hacer alguna tú sola, pero tienes ciertas dudas respecto a su idoneidad en vista de tu estado, te recomendamos que te abstengas de hacerla. Más vale que consultes previamente a algún maestro de yoga que pueda brindarte su consejo.

Recuerda que, además de mimar tu espíritu a través del yoga, hay que cuidar el cuerpo, especialmente tu piel que afronta el reto de ir estirándose mes a mes conforme tu niño crece. ¿Qué te parece si la preparas con NIVEA Naturally Good Gel de Ducha flor de algodón y aceite bio o flor de geranio? Con un 98% de ingredientes naturales y orgánicos disfrutarás de unas fragancias envolventes.

Después no olvides aplicar una loción hidratante principalmente en la barriga para evitar la aparición de estrías como nuestra icónica lata azul. Un producto todoterreno en el que confían muchas embarazadas porque además de dejar la piel intensamente hidratada evita la aparición de estrías..

 

En suma, el yoga para embarazadas se ha convertido en una manera sensacional de ponernos en forma durante estos nueve meses. Y no sólo eso, ya que también puede resultar muy útil en el momento del parto (ayudándote de las técnicas aprendidas de respiración y movimientos) y en el post-parto; sin menospreciar los beneficios vinculados con  tu equilibrio mental y tranquilidad emocional. ¿Te animas?

NIVEA