Descubre NIVEA

Estoy buscando información sobre productos destinados a

mascarilla-multi-usos-header-imagen

Mascarilla multi-usos: la tendencia de belleza para una piel bonita

Cómo combinar mascarillas faciales

La técnica del multimasking se trata de aplicar a cada zona de tu rostro el tipo de mascarilla que realmente necesita. Por ejemplo, la piel de la "zona T" - nariz y frente- tiene unas necesidades distintas a la de las mejillas. NIVEA te explica dónde aplicar cada mascarilla para tener un resultado óptimo en tu rutina de cuidado facial.

¿Qué son las mascarillas multi-usos?

La piel de tu rostro no es igual en todas las zonas. Por ejemplo, la zona de las mejillas tiende a secarse más, mientras que la "zona T" suele contener más brillos. La tendencia del multimasking consiste en cubrir las necesidades que tiene cada parte de la cara, para conseguir un balance de hidratación que evite la aparición de imperfecciones.

Mascarilla multi-usos para combatir la piel con manchas y seca

mascarilla-multi-usos-reducir-rubio

La técnica del multimasking consiste en aplicar varias mascarillas al mismo tiempo, pero sin llegar a sobreponerlas de forma que cada mascarilla actúa sólo en una zona específica de tu rostro.

¿Es realmente necesario utilizar una mascarilla distinta en cada zona?

Al igual que la piel de tus piernas no necesita los mismos cuidados que la de tus pies, el rostro tiene diferentes necesidades según la zona que quieras tratar. Las mejillas tienden a ser una zona más seca, mientras que la "zona T" suele ser más grasa y, por tanto, con una mayor tendencia a la aparición de puntos negros o espinillas. Además, la zona de alrededor de los ojos es mucho más delicada que el resto y suele necesitar cuidados más específicos.

Si lo que buscas es un cuidado equilibrado y efectivo de la piel de tu rostro, debes prestar atención a las necesidades de cada zona a la hora de llevar a cabo tu rutina de limpieza e hidratación. 

Este es el principio de la tendencia multimasking. Se trata de usar diferentes tipos de mascarillas según las necesidades que tengas y las zonas que estés tratando. En lugar de utilizar la misma mascarilla para todo el rostro, esta tendencia trata de localizar la aplicación de cada una de ellas según tus necesidades, para que cada zona reciba el cuidado que necesita y así obtener unos resultados mucho más efectivos en tu piel.

Una mascarilla específica para cada zona

Cada parte del rostro tiene unas necesidades muy diferentes, por ello, es importante que sepas lo que necesita tu piel en cada zona aplicando una mascarilla específica en cada una consiguiendo así una piel limpia, revitalizada y fresca.

Prepara tu propia mascarilla casera: recetas DIY

Si aplicas estas tres mascarillas usando el principio multimasking, serás capaz de cubrir todas las necesidades de tu piel y conseguirás un resultado óptimo. ¿Lo mejor de todo? ¡Que puedes hacer las mascarillas por tí misma!