Exfoliante Header

Tratamientos exfoliantes: el broche de oro para tu piel

Consigue una piel suave y renovada.
¿Cómo funcionan los exfoliantes faciales y por qué son tan buenos para la piel? Incluye un exfoliante en tu rutina habitual de cuidados faciales. Descubre aquí todo lo que debes saber.

Concédete un tratamiento refrescante.

Las células de nuestra piel se renuevan por sí mismas regularmente, este proceso se completa cada 28 días. Los exfoliantes no solo eliminan los restos de células muertas, sino que también estimulan la circulación en la piel. Dejan tu piel lista para absorber los productos de cuidado y poder lucir una piel radiante: suave y renovada.

Exfoliantes: renueva tu piel

Aunque es recomendable exfoliar el rostro una o dos veces por semana, en primavera este ritual de cuidado es casi "obligado". En esta época,  queremos que nuestra piel luzca como nueva y dejar atrás el frío y gris invierno. Antes de irnos de vacaciones, un exfoliante suave puede ayudar a conseguir un bronceado uniforme, ya que nuestros muslos, rodillas y codos necesitan un estímulo extra. 
Importante: no te excedas. Cada vez que exfolias tu piel, se pone en marcha un proceso de regeneración que fatiga la piel. Las pieles saludables no deberían exfoliarse más de una vez a la semana, y las pieles secas solo una vez al mes. Las pieles grasas pueden exfoliarse una o dos veces a la semana.

Exfoliante facial: cuidados para la piel en tres sencillos pasos

Usa un tónico facial  después de exfoliar tu piel  y  una crema hidratante de día o de noche.

Difícil elección: encontrar el exfoliante adecuado

No todos los exfoliantes son adecuados para todos los tipos de piel. Pero ¿cómo saber cuál es el correcto para la tuya? En líneas generales podemos distinguir entre exfoliantes hechos en casa o cosméticos listos para usar. Cuál es el mejor para ti depende de tu tipo de piel y tus preferencias.

Exfoliantes naturales con pepitas de frutas o arena de mar

Un exfoliante o peeling mecánico utiliza materiales abrasivos como arena, huesos de albaricoque molidos o microgránulos de silicona para eliminar con suavidad la capa más externa de la piel, la capa córnea. Esa capa gris desaparecerá y la piel volverá a recuperar su aspecto rosado y saludable. Si tienes la piel sensible, utiliza exfoliantes extra-suaves con abrasivos muy finos y redondos. Para el cuidado de la  piel grasa que tiende a las impurezas, será más adecuado un producto con efecto antibacteriano.Clean Deeper Gel Exfoliante Diario de NIVEA con Extracto de Corteza de Magnolia y finas partículas exfoliantes, limpia en profundidad los poros y purifica la piel mixta y grasa, al tiempo que la ayuda a prevenir las impurezas

Cómo usar un exfoliante facial

  • Usa los dedos para aplicar el exfoliante facial en la zona T (frente, nariz y barbilla). 
  • Comienza por el centro de la frente y ve avanzando hacia las sienes.
  • Frota suavemente comenzando por el puente de la nariz y avanzando poco a poco hacia la punta.
  • Realiza movimientos circulares más intensos en los laterales de la nariz y movimientos muy suaves en las mejillas. 
  • Avanza por los maxilares hacia la barbilla. 
  • Para terminar, desciende por el cuello desde la barbilla. 
  • Evita siempre el contorno de los ojos y la boca.

El mejor momento del día para exfoliar tu piel

Un consejo: exfolia tu piel siempre por la noche. De esta forma tu piel tendrá tiempo suficiente para recuperarse y comenzarás el día con una tez radiante.

Ácidos de frutas para exfoliar: combate las impurezas

Los exfoliantes con ácidos frutales o químicos funcionan sin ningún tipo de abrasivos. Sus ingredientes activos son ácidos de frutas, como ácidos alfa hidróxidos, ácidos lácticos o ácidos glicólicos. Estos ácidos orgánicos naturales proceden de frutas y otras plantas y exfolian tu piel gracias a la reacción entre el ácido y el nivel de pH de la piel. Los exfoliantes con ácidos frutales son especialmente adecuados para combatir el acné, para pieles con impurezas y poros de gran tamaño y para manchas pigmentarias o de la edad. Aplicados regularmente pueden eliminar incluso pequeñas arrugas o marcas de acné. 
Pero, cuidado: nunca realices tú sola una exfoliación con ácidos frutales; es mejor que acudas a un salón de belleza. Tampoco debes exfoliar tu piel  más de una vez con ácidos frutales durante los meses de invierno, ya que estos incrementand la sensibilidad de tu piel a los rayos del sol.

Exfoliación suave con enzimas

“Exfoliante con enzimas” puede sonar a sintético, pero en realidad el efecto exfoliante se crea a través de procesos puramente biológicos. Los exfoliantes con enzimas usan el poder limpiador de las frutas: las enzimas de las frutas rompen las proteínas y separan las células muertas de la piel intacta. Como solo suavizan la capa más superficial de la piel sin descamarla, los exfoliantes con enzimas son ideales para pieles sensibles
Si bien es cierto, aplicar un exfoliante con enzimas es más complejo. Para garantizar que las enzimas puedan trabajar correctamente, se coloca una compresa humedecida en agua tibia repetidamente sobre el exfoliante. Imporante: no uses exfoliantes con enzimas más de una vez al mes, ya que tu piel necesita tiempo para regenerarse después de un tratamiento como este.

Exfolia tu piel regularmente

Tratamiento para todo el cuerpo

Existen exfoliantes para el rostro, el cuerpo, las manos y los pies. Todos ellos eliminan las células muertas, lo que permite que tu piel luzca suave y renovada.

Toma nota:

Cuidado: no utilices nunca exfoliantes corporales para el rostro, ya que los gránulos más ásperos podrían irritar seriamente la fina piel del rostro.

Enseña tu piel

Los granos de sal marina o cáscaras de frutos secos que contienen los exfoliantes corporales convierten las zonas secas y ásperas de la piel en áreas suaves y bonitas. Al mismo tiempo, los aceites hidratantes proporcionan agua a tu piel. Te contamos cómo hacerlo: aplica el exfoliante con un masaje sobre la piel húmeda con movimientos circulares.Tus rodillas y tus codos necesitan un tratamiento especialmente intenso. También puedes usar un guante exfoliante especial o un cepillo para realizar la exfoliación corporal.
Cuidado con el cuello y la zona del escote. La piel de estas zonas es especialmente sensible y, al igual que tu rostro, necesita una exfoliación extra-suave y con gránulos finos; por lo tanto es mejor exfoliar el cuello y la zona del escote con un exfoliante facial.

Ritual exfoliante para tus pies

En cuanto suben las temperaturas, las mujeres queremos volver a enseñar al mundo nuestros pies. Pero, antes de poder hacerlo, nuestros pies necesitan un tratamiento extra: los exfoliantes especiales, con cristales de sal o azúcar, eliminan la piel encallecida y la dejan increíblemente suave. Te contamos cómo hacerlo: introduce tus pies en agua tibia durante 10 minutos, aplica el exfoliante en profundidad con un masaje y, después de enjuagarlos y secarlos bien, aplica una cantidad generosa de una crema muy nutritiva como NIVEA Creme. Un consejo: ¿sabías que caminar descalzo es bueno para tus pies? Eso sí en un ambiente limpio. Ayuda a la trasnpiración natural de la piel y relaja el pie de tacones y zapatos... Para más información acerca de cuidados para tus pies, haz clic aquí.

Exfoliarte tú sola la piel es muy fácil

Adecuados para todo tipo de piel

Un exfoliante casero también puede ser bueno para tu piel. Por ejemplo, la sal marina y el azúcar son mejores para una piel de poros grandes, mientras que las semillas de amapola son más adecuadas para la piel sensible. Para más información acerca de cosméticos caseros, haz clic aquí.

Recetas exfoliantes eficaces procedentes de la cocina

  • Exfoliantes con yogur, miel y azúcar para combatir las impurezas: la miel tiene un efecto anti-bacteriano y anti-inflamatorio. 
  • Exfoliantes con café para todo tipo de piel: la cafeína es estimulante y mejora la circulación de la piel. 
  • Exfoliantes con aceite y azúcar para pieles secas y normales: el aceite de oliva y  ek de pepitas de uva contribuyen a restaurar los niveles de hidratación de la piel sobre todo en invierno. 
  • Exfoliantes con yogur para todo tipo de pieles: el yogur frío tiene un efecto muy refrescante. En función de tu tipo de piel, mézclalo con azúcar, sal marina o semillas de amapola.
Te recomendamos...