Descubre NIVEA

Estoy buscando información sobre productos destinados a

Chica tomando el sol. Piel sensible al sol. NIVEA

Cuidado con el sol: la piel sensible necesita mucha atención especial

Protección eficaz y duradera contra la radiación de los rayos ultra violeta

Aunque el sol sea beneficioso para nuestro estado de ánimo, sus rayos pueden causar grandes daños en la piel. Especialmente, las pieles sensibles no deberían arriesgarse cuando se trata de la luz del sol.

Protección del sol para piel sensible

La piel sensible necesita protección frente al sol, y no solo en verano o bajo el sol directo. Con las medidas de protección y el cuidado adecuados, hasta las personas de piel muy clara pueden disfrutar del sol.

La piel sensible necesita atención adicional

La sensibilidad a la luz del sol puede tener muchas causas. Por ejemplo, los niños necesitan una protección solar más intensiva que los adultos, puesto que su piel aún no está formada del todo y, por lo tanto, es mucho más sensible. Aquí puedes ver más información sobre protección solar infantil.

Las personas de piel muy clara, a las que tienen el cabello rubio o pelirrojo, pecas y ojos azules, también deben tomarse la protección solar muy en serio. Esto también se aplica a pacientes con acné o neurodermatitis, cuya piel ha quedado estresada por la medicación y suele reaccionar con muchísima sensibilidad a la luz del sol.

No lo olvides: cuanto más se daña la piel por radiación ultra violeta, mayor es el riesgo de padecer lesiones en la piel más adelante. Un buen protector solar de piel sensible debería proteger igualmente ante la radiación de rayos UVA que de UVB. Los rayos UVA de onda larga penetran en profundidad en el tejido conectivo y dañan el colágeno, que es muy importante para la elasticidad de la piel. Por lo tanto, los rayos UVA son responsables en gran parte del envejecimiento prematuro de la piel. Aunque los rayos UVB de onda corta no penetran con tanta profundidad en la piel, son extremadamente agresivos y pueden causar quemaduras solares muy rápidamente. Descubre aquí más información sobre la protección solar adecuada.

Protege la piel sensible frente al sol

Chica con piel sensible. NIVEA

Las personas de piel muy clara, las que sufren alergias al sol o son fotosensibles, tienen una piel mucho más susceptible a los daños relacionados con la luz.

El sol no solo brilla al aire libre

La piel sensible a la luz solar no solo necesita protección durante las vacaciones de verano o bajo cielos despejados. Aunque las zonas a la sombra son mejores para tumbarse y relajarse, incluso en ellas puedes sufrir quemaduras solares. 
De hecho, la radiación UVA casi siempre tiene la misma intensidad, aunque esté nublado.

Las nubes finas dejan pasar el 90 % de las radiaciones UV, mientras que la nieve puede reflejar hasta un 80 % de la radiación ultra violeta. Y, hasta bajo medio metro de agua, la radiación UV sigue siendo del 40 %. Por eso siempre debes protegerte cuando estés al aire libre. 

Si puedes, deberías evitar el contacto directo con la luz solar, además del sol de mediodía, que es extremadamente intenso. Nunca dejes que tus hijos vayan al patio o a la guardería sin protección solar: al igual que las personas sensibles a la luz solar que pasan mucho tiempo al aire libre por trabajo, nunca deben olvidar aplicarse protector solar regularmente ni llevar la ropa adecuada. Además, incluso durante un paseo de verano por la ciudad o en la terraza de una heladería, el sol quemará rápidamente las zonas desprotegidas de la piel. Descubre qué puedes hacer si sufres una quemadura solar.

Protección responsable todo el verano

El principal objetivo si tienes la piel sensible debería ser protegerla de la radiación solar y evitar las quemaduras solares. Piénsalo: hasta una pequeña rojez indica que has tomado demasiado el sol y que ha habido daños iniciales en la piel.

Protección especial con ropa especial

Es mejor ser prudente y dejar que la piel solo entre en contacto directo con la luz solar en contadas ocasiones. Evita los tops con tirantes finos y ponte camisetas que cubran la parte superior del pecho y los hombros. Las telas opacas ofrecen la mejor protección, y las prendas especiales con protección ultra violeta son de lo más prácticas

Estas prendas son originarias de Nueva Zelanda y Australia, pero ahora ya están disponibles en todas partes. Son camisas, pantalones y camisetas, además de trajes de baño para cuando nades, hagas surf o paddle surf al aire libre. Son ligerísimas y se secan rápido; por eso son el atuendo ideal para pasar las vacaciones en el Mediterráneo, para todas las actividades al aire libre y, especialmente, para bebés y niños pequeños. Aquí puedes ver más información sobre protección solar infantil.

No te olvides de tu gorro para el sol

Gorro para el sol. NIVEA

Las gafas de sol y un gorro para protegerte de la luz solar son esenciales en verano: lo ideal sería que tu gorro fuera de ala ancha y protegiera también el cuello. Así, la sensible piel del rostro quedaría a la sombra en todo momento.

Familia disfrutando del sol. NIVEA

Sigue aplicándote protector solar

Los productos de cuidado solar ofrecen una protección eficaz contra las quemaduras solares y los daños cutáneos a largo plazo. Pero han de estar hechos a medida para las necesidades de tu piel sensible y delicada. Las lociones solares para piel sensible (como Sensitive Protección Inmediata Leche Solar, por ejemplo) no contienen fragancias, color ni conservantes. No son nada agresivas para la piel y reducen el riesgo de aparición de alergias de la piel causadas por la luz del sol. 

Se han desarrollado productos especiales para la sensible piel de los niños (como Spray Solar Hidratante Niños FPS 50), que se absorben muy fácilmente y son fáciles de aplicar. Y recuerda: ¡vuelve a aplicarte el protector cada dos horas! Aplícate protector solar en abundancia en todas las zonas expuestas a la luz solar; principalmente la nariz, los hombros, el empeine y la zona superior del antebrazo.

Relájate y disfruta del sol... con la protección adecuada

Por lo que respecta a los factores de protección solar, las personas de piel sensible deben usar al menos un FPS 30; o, mejor aún, 50, como Protege & Hidrata Spray Solar de NIVEA. Para niños, es esencial un FPS 50+, como Sensitive Protege y Juega Leche Solar Niños. Especialmente para los peques, recomendamos productos resistentes al agua, que siguen protegiendo hasta cuando chapotean y nadan.