Qué es la cosmética sostenible

Qué es la cosmética sostenible y cuáles son sus beneficios

La cosmética sostenible es, sin duda, una de las más ambiciosas de las visiones de la cosmética, dado que no solo pretende proporcionarnos los mejores productos posibles para el cuidado de nuestra piel, sino que además desea hacerlo reduciendo su impacto en el medio ambiente ¿Quieres saber más acerca de esta actual tendencia encaminada a mejorar nuestro mundo?

¿Qué es la cosmética sostenible?

Lo cierto es que cada día, y en todos los ámbitos de nuestra vida, nos preocupa más que nuestras acciones sean más sostenibles. Por este motivo, resulta creciente el interés por este tipo de cosmética que pretende contribuir en salvaguardar la sostenibilidad de nuestro planeta, al tiempo que mimar la salud de nuestra piel y mejorar nuestro bienestar. Así, sin ir más lejos y, según un estudio global llevado a cabo por Beiersdorf, la compañía cosmética multinacional propietaria de marcas como NIVEA, los datos avalan que el 70 % de los españoles aprecia la naturalidad y el 72 % considera la sostenibilidad como factores determinantes a la hora de adquirir un producto concreto.

Beneficios de la cosmética sostenible

Por lo tanto, este tipo de cosmética está en auge, pero ¿en qué consiste exactamente? Sin duda, un análisis de sus características y beneficios nos ayudará a entenderla mejor:

  • Elaboración con productos obtenidos de forma responsable, de forma ética, respetando los derechos de todas las personas junto con su entorno y que, por supuesto, provengan de fuentes renovables. En el caso específico de NIVEA, nuestra intención es que el año 2025 –tan solo cuatro años distan para esta fecha– todos nuestros ingredientes renovables se hayan extraído de una forma sostenible.
  • Menor empleo de agua en la producción de estos productos cosméticos. No podemos olvidar que estamos ante un valioso elemento al que no tiene acceso toda la población. En este sentido, se estima que 800 millones de personas en el mundo no pueden disfrutar de agua potable. Todo ello nos obliga a moderar su gasto en una industria como la cosmética y nuestra compañía se ha comprometido a reducir en un 25 % su empleo de agua por cada producto fabricado para el año 2025.
  • Fórmulas cosméticas sin presencia de microplásticos. Estos componentes afectan negativamente a los ecosistemas de nuestros mares y océanos y a la vida marina de las diferentes especies que habitan en ellos. Por supuesto, a largo plazo este impacto también alcanzará a nuestra propia salud, ya que los peces también ingieren estos plásticos. Los productos NIVEA ya no incluyen microplásticos en sus fórmulas.
  • La cosmética sostenible utiliza el mayor número posible de ingredientes de origen natural en sus formulaciones. El porcentaje de ingredientes adicionales es necesario para asegurar la estabilidad y la seguridad de las fórmulas, y suele incluir los conservantes, necesarios para evitar la proliferación de bacterias potencialmente peligrosas para la salud, así como perfumes, no siempre necesarios, pero sí deseados por muchos consumidores para obtener experiencias agradables en el uso de los cosméticos. Pero además es preciso que estos ingredientes de origen natural sean renovables y que, en definitiva, su aprovisionamiento para el uso en la cosmética no entrañe el agotamiento o la deforestación de las fuentes de las que proceden. Por este motivo, en NIVEA apostamos por que todos nuestros ingredientes renovables provengan de fuentes sostenibles.
  • Fórmulas veganas, que no incluyan ingredientes de origen animal ni derivados de animales, así como productos que no recurran a tests realizados en animales. De hecho, estamos convencidos de que no es preciso realizar pruebas en animales para comprobar que los diversos productos que se lanzan al mercado son eficaces y, sobre todo, inocuos para la piel. Fuimos de las primeras empresas en defender esta postura y llevamos 35 años apostando por los ensayos alternativos a la experimentación con animales.
  • No solo el contenido ha de ser sostenible, sino también el continente; es decir, los envases con los que salen a la venta los productos. Por lo tanto, la apuesta en la filosofía del diseño y la producción de nuestros envases ha de seguir el principio de reciclar, reutilizar y rellenar. En el caso concreto de nuestra empresa, nos comprometemos a que en 2025 hayamos reducido en un 50 % el empleo de plástico virgen de origen fósil en nuestros envases y optar, en consecuencia, por la economía circular gracias a incluir al menos un 30% de plástico reciclado en nuestros envases, y a que el 100 % de nuestros envases sean rellenables, reutilizables o reciclables. En cuanto al uso del papel, ya estamos cambiando los envases que incluyen este material, de modo que para esa fecha todos nuestros envases sólo utilizarán papel reciclado o con certificación FSC.

Si te has propuesto pasarte a la cosmética sostenible, ya has visto que con nuestra marca NIVEA estamos dando importantes pasos en este sentido. Por lo tanto, ya puedes empezar a disfrutar este futuro en tu piel con nuestra gama de productos NIVEA Naturally Good. En esta línea hemos incorporado todos los principios expuestos. Con ello ofrecemos un cuidado más natural a nuestra piel y reducimos los residuos y el impacto sobre el medioambiente, por un futuro más sostenible de nuestro planeta. Y esto es solo un ejemplo de nuestro compromiso y el comienzo de un largo camino a recorrer

 

Fuentes consultadas:

NIVEA Naturally Good