beneficios de la vitamina C para la piel

Beneficios de la Vitamina C para la piel

Nadie discute ya que la vitamina C es uno de los antioxidantes con mayor poder que podemos encontrar en la naturaleza. Así, además de defendernos de los radicales libres, mejora el aspecto de nuestro rostro ya que favorece la síntesis del colágeno (vital para la elasticidad de la piel). Por no hablar de que sin nuestra dosis mínima de vitamina C en el organismo estamos perdidos, pues nos exponemos a desarrollar enfermedades como el escorbuto, un debilitamiento de los vasos sanguíneos, que si no se trata a tiempo puede llegar a ser mortal.

Por lo tanto, nos tenemos que rendir a este nutriente, pero vamos a ver exactamente en qué consiste y cuáles son los beneficios de la vitamina C.

¿Qué es la Vitamina C?

Nuestro organismo no puede producir vitamina C por sí solo y por eso necesita irremediablemente ingerir esta vitamina de diversas fuentes. La carencia de esta vitamina, también llamada ácido ascórbico, como decíamos, puede ocasionar problemas como el escorbuto que afectaba a muchos marineros durante las largas travesías atlánticas de camino al Nuevo Mundo en la época de Colón. 

Lo cierto es que su función es fundamental para el crecimiento y reparación de tejidos ya que ayuda a regenerar la piel, los tendones, sanar heridas y formar el tejido cicatricial. También tiene su importancia en la formación del cartílago, la salud dental o los huesos. A esto se añade que gracias a la vitamina C nuestro cuerpo es capaz de asimilar el hierro de los alimentos. De ahí, ese famoso chorrito de limón que siempre se añade al pescado, al hígado o al perejil, entre otros.

Alimentos que contienen Vitamina C

Por lo tanto, que no nos falte vitamina C, ¿verdad? Por suerte, la naturaleza nos proporciona infinidad de fuentes en las que surtirnos de este nutriente. Citamos algunos de ellos a continuación:

  • Cítricos
  • Kiwis
  • Verduras de hoja verde
  • Fresas
  • Coliflor y coles de Bruselas
  • Perejil
  • Pimiento rojo

Además, podemos hablar de unas cantidades diarias recomendadas de consumo de vitamina C en función de nuestra edad y circunstancias. Así, por ejemplo, los hombres mayores de 18 años deberían tomar como mínimo 90 mg. Por su parte, las mujeres precisan de una dosis algo menor pues con 75 mg bastaría. No obstante, si fumas debes incrementar la cantidad en 35 mg más. Y si estás embarazada, también. Así, en ese momento de la vida se aconsejan 80 mg al día. La lactancia también requiere que nos esforcemos por aumentar su consumo.

Beneficios de la vitamina C para la piel

Ya no queda sombra de duda sobre el papel crucial que desempeña esta vitamina en nuestro organismo, pero vamos a centrarnos en sus virtudes para retrasar el envejecimiento de la piel. 

Aunque ingerir vitamina C tiene una importancia indiscutible, conviene saber que aplicada por vía tópica; es decir, sobre la piel, resulta más eficaz para nuestra dermis. Esto se explica porque cuando la consumimos, la vitamina C se distribuye por la totalidad de nuestro organismo y únicamente llega un pequeño porcentaje a nuestra piel. Así que decantarnos por los productos y cremas en cuya formulación encontremos este ingrediente nos permitirá obtener los beneficios de la vitamina C:

  • Neutraliza los radicales libres, además de defendernos de la contaminación.
  • Ayuda a la síntesis del colágeno.
  • Ilumina el rostro.
  • Alivia los problemas de acné.
  • Reduce la inflamación.
  • Hidrata la piel y mantiene unos niveles de humedad adecuados.

Muchos expertos en dermatología consideran que nuestra piel debería desayunar vitamina C todas las mañanas. A continuación, recomiendan aplicar el fotoprotector. Estos son los básicos diarios que no deberían faltarnos en ningún caso. Vamos a ver cómo lo podemos conseguir.  

Vitaminiza tu piel con nuestros productos

En NIVEA te proponemos simplificar el proceso pues sabemos que las prisas mandan por las mañanas. Para ello hemos diseñado un producto capaz de aunar estos dos cuidados fundamentales que defienden los dermatólogos. Toma buena nota:

  • NIVEA Q10 Energy Antiarrugas Crema de noche Energizante. Y por la noche, que no te falte tampoco tu dosis de vitamina C y vitamina E para la piel combinada con la Coenzima Q10 100% idéntica a la de tu piel. Ambas trabajarán codo con codo para que tu piel se recargue durante el descanso nocturno y luzcas un rostro más radiante y de aspecto saludable.
  • NIVEA Q10 Energy Tissue Mask Antiarrugas. Si tienes diez minutos de sosiego, te recomendamos recargar tu piel al instante con este tratamiento mascarilla con vitamina C y Q10 100% idéntica a la de tu piel. Relájate sobre el sofá y deja que fluya su magia.
  • NIVEA Q10 Energy Ampollas Tratamiento Antiarrugas. Son el complemento ideal para tu rutina facial con vitamina C. Aplica una ampolla antes de tu crema de día o de noche durante 7 días y comprueba cómo reduces líneas y arrugas, además de devolver la luminosidad a tu piel.

De esta manera, tu rostro recibirá de primera mano todos los beneficios de la vitamina C para la piel. ¡Ya verás cómo se vuelve un imprescindible!