limpieza-facial-perfecta

Limpieza facial casera para una piel fresca y saludable

Quitar el maquillaje, limpiar, tonificar e hidratar el rostro: te contamos todo lo que debes saber para realizar correctamente tu rutina de cuidado facial, cuáles son los productos más adecuados y qué debes tener en cuenta en función de tu tipo de piel.

Tu ritual de limpieza diario

El cuidado facial diario incluye limpieza, tonificación e hidratación: sigue estos tres pasos para que tu piel luzca fresca y radiante todos los días.

Limpieza facial: ¿dos veces al día?

Es fundamental limpiar la piel también por la mañana, ya que como la piel se regenera por la noche acumula restos de células de piel muerta que conviene retirar con la limpieza facial matutina.

Retirar correctamente el maquillaje es algo que se debe aprender

Retira siempre el maquillaje antes de irte a dormir. Limpiar tu rostro por la noche es sumamente importante, ya que de lo contrario tus pestañas se pueden quebrar y los restos de maquillaje pueden provocar la aparición de granos, impurezas y posibles reacciones adversas.

El desmaquillador más adecuado para ti depende del maquillaje que lleves puesto y de cómo sea tu tipo de piel. Por ejemplo una suave sombra de ojos o un eyeliner ligero pueden eliminarse suavemente con un producto no graso. Sin embargo una máscara de pestañas resistente al agua es mejor eliminarla usando un desmaquillador con aceite como el suave Desmaquillador de Ojos Doble Acción. El maquillaje de las mejillas, la nariz, la frente y la barbilla se puede eliminar fácilmente con una leche limpiadora o un gel al agua.
Pero...incluso cuando no te maquilles es muy importante que limpies tu piel por la noche, ya que el polvo, el sudor, el exceso de grasa...todas las impurezas que se van quedando despositadas en tu piel en tu piel a lo largo del día... y que podrían llegar a obstruir los poros. 

Refrigeración para la piel

Tras la limpieza, el segundo paso es la tonificación. El tónico elimina los restos de maquillaje, re-equilibra la piel y los poros y la preparan para asimilar mejor los tratamientos de cuidado posteriores a la limpieza. Importante: no uses nunca solo el tónico, es necesario complementarlo con algún producto hidratante y elige siempre el tónico adecuado a tu tipo de piel.

El limpiador facial correcto: consejos para todo tipo de pieles

Aunque no hay dos pieles iguales, hemos seleccionado los productos adecuados para la limpieza facial. Te resumimos los consejos más importantes a tener en cuenta en función de si tienes la piel seca, grasa, sensible o mixta.

Piel seca y sensible

Piel seca


La piel seca acusa falta de grasa e hidratación. Si usas el producto incorrecto, pueden aparecer irritaciones o incluso comenzar a formarse pequeñas descamaciones. Por ello, una leche limpiadora suave con ingredientes hidratantes es lo más adecuado para el cuidado de la piel seca, como NIVEA Leche Limpiadora Suave, con aceite de almendras e Hydra IQ. Usa solo tónicos sin alcohol, ya que el alcohol puede secar tu piel aún más. Para más información acerca de pieles secas, haz clic aquí.


Piel sensible

La piel sensible se irrita con facilidad y debe tratarse con especial cuidado. Te recomendamos usar una leche limpiadora suave para limpiarte el rostro o un líquido suave con ingredientes calmantes como NIVEA Leche Limpiadora Suave. Para más información acerca de las pieles sensibles, haz clic aquí.

Piel normal y mixta

Piel normal
La piel normal rara vez presenta enrojecimientos, granos y zonas resecas. Si tienes la piel normal, para mantener esa sensación agradable durante mucho tiempo, debes usar limpiadores suaves e hidratantes como una leche limpiadora o un gel limpiador refrescante aptos para tu tipo de piel. Si tienes prisa, las toallitas limpiadoras suaves son una buena alternativa para limpiar tu rostro:  NIVEA Toallitas Desmaquilladoras Refrescantes con Vitamina E, eliminan fácilmente el maquillaje y la máscara de pestañas. Para más información acerca de las pieles normales, haz clic aquí.


Piel mixta
La piel mixta es una combinación de dos tipos de piel: seca en las mejillas y zonas periféricas, grasa en la zona T (frente, nariz y barbilla). Por eso los productos que aporten hidratación en las zonas secas sin engrasarlas son los más adecuados para ti. Es muy importante también la limpieza diaria (por la mañana y por la noche) con productos limpien en profundidad y con suavidad tu piel. Te recomendamos NIVEA Gel Limpiador Purificante contiene Algas Marinas & Hydra IQ y finas partículas exfoliantes que limpian profundamente los poros, ayudando a reducir y prevenir las impurezas y respetando el equilibrio natural de hidratación de la piel mixta. Para más información acerca de las pieles mixtas, haz clic aquí.


Piel grasa y madura

Piel grasa


La piel grasa tiende a tener impurezas y, por tanto, es fundamental limpiarla en profundidad. Un exfoliante limpiador como NIVEA Exfoliante Facial con arroz y arándanos BIO, es la elección adecuada. NIVEA Urban Skin Defence Cuidado de Día ofrece a tu piel una protección diaria contra los factores ambientales como la polución y la radiación solar UVA/UVB. Muy importante: si tienes la piel grasa, evita los productos enriquecidos con aceites. Para más información acerca de las pieles grasas, haz clic aquí. 


Piel madura

La piel madura es muy exigente. A medida que pasan los años, se vuelve más seca, fina y pierde su elasticidad. Por ello, necesita una dosis extra de hidratación incluso al limpiarla. Para las necesidades especiales de la piel más madura, recomendamos el uso de cremas limpiadoras con ingredientes antienvejecimiento y efectos regeneradores. Para más información acerca de las pieles grasas, haz clic aquí.

Trata bien tu piel

La piel del rostro es especialmente sensible: evita frotarla con fuerza con la toalla o usar agua demasiado caliente. En lugar de ello, elimina la máscara de pestañas y el resto de maquillaje despacio y con suavidad utilizando un disco de algodón.

Todo lo que necesitas saber acerca de los exfoliantes

Exfoliantes, mascarillas y otros tratamientos

Pon el broche de oro a tu programa de limpieza facial con un exfoliante suave. Varios ingredientes exfoliantes como los microgránulos o la sal limpian los poros en profundidad. Al eliminar las células de piel muerta, la capa más externa de la piel se volverá suave. Además, se estimula la circulación y se activa la regeneración celular. Pero con los exfoliantes, menos es más. La capa más externa de la piel es una barrera de protección importante y aplicar un exfoliante con demasiada frecuencia puede dañar la función protectora de la capa córnea.

Si tienes la piel seca, usa un exfoliante como máximo una vez a la semana. Si tienes la piel normal, deberías exfoliar tu piel una o dos veces a la semana. ¿Conoces el Exfoliante de Arroz Suave de NIVEA? Con arroz y arándanos BIO, elimina las células muertas de la piel sin irritarla, dejándola suave, lisa y fresca. Gracias a su suave exfoliación, puedes utilizarlo hasta cuatro veces por semana. Para más información acerca de los exfoliantes y sus efectos, haz clic aquí.

El mejor momento del día para un exfoliante facial

Nuestro consejo: es mejor aplicar los exfoliantes por la noche, ya que así tu piel tendrá tiempo suficiente para recuperarse y comenzarás el día con una tez radiante.