Envejecimiento prematuro de la piel

Envejecimiento prematuro de la piel

El envejecimiento resulta inevitable, pero es cierto que algunas personas parecen mostrar los signos del paso del tiempo de manera más acusada y temprana que otras. De esta manera, se pueden apreciar manchas y pequeñas arrugas que resultan llamativas pues no son habituales en esas edades. Sin duda, estamos ante un claro caso de envejecimiento prematuro de la piel.

Pero ¿por qué sucede eso? En muchas ocasiones, el estilo de vida y la alimentación de la persona es la responsable de la aceleración del proceso de aparición de arrugas. Vamos a abordar esta cuestión con más detenimiento.

 

¿Qué es el envejecimiento prematuro?

Determinados dermatólogos definen el envejecimiento prematuro como el daño que sufre nuestra piel y que no corresponde a nuestra edad.

Causas del envejecimiento prematuro

Aunque la genética de la persona es uno de los factores que puede desencadenar este envejecimiento en la piel –y poco podrás hacer al respecto– existen otras muchas causas que sí que dependen de nosotros. Por lo tanto, te aconsejamos que ates en corto estos factores que pueden estar haciendo mella en tu piel:

La sobreexposición solar: El sol es uno de los factores más importantes que deterioran nuestra piel. En concreto, se produce el denominado fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro de la piel causado por los rayos ultravioletas solares. Así, esta última daña las fibras de colágeno y, asimismo, produce de forma excesiva fibras de elastina anormales. También se aprecian manchas en la piel que envejecen el rostro.

El tabaco: Casi todos tenemos claro que este hábito no solo perjudica nuestra salud en general, sino también afecta al buen estado de nuestra piel pues la avejenta. No en vano, la persona está constantemente expuesta a los radicales libres del tabaco, unos elementos químicos que dañan las membranas de las células. En este sentido, la Academia Española de Dermatología asegura que los diferentes estudios realizados hasta la fecha confirman que las mujeres fumadoras tienen el triple de riesgo de desarrollar arrugas respecto a quienes no consumen tabaco, mientras que en el caso de los hombres se sitúa en el doble.

La falta de sueño y el estrés: Si no solemos descansar adecuadamente durante las horas nocturnas y tendemos a arrebatar tiempo al descanso nocturno, nuestra piel no se podrá regenerar adecuadamente y, por lo tanto, se mostrará cansada y con un aspecto apagado e incluso envejecida. Si quieres evitarlo, procura dormir al menos 8 horas diarias y deja que un sueño reparador alivie tu piel.

La mala dieta: Una alimentación en la que abunden los productos procesados, los azúcares, los productos cárnicos y que sea deficitaria en alimentos frescos como las frutas y verduras (repletas de antioxidantes que combaten el envejecimiento) también malogra el buen estado de la piel y propicia su envejecimiento.

El consumo deficitario de agua: Debemos hidratar bien nuestro organismo para que nuestra piel luzca más. Es necesario consumir al menos 8 vasos de agua y complementarlo con algunos zumos naturales o infusiones.

 

Consejos para prevenir el envejecimiento de la piel

Dicho todo esto, parece clara cuál debe ser nuestra estrategia a seguir para el cuidado de la piel y la prevención de las arrugas tempranas.

En cualquier caso, vamos a abordarlas una por una para dejarlas bien definidas:

Protección solar durante todo el año

Incluso en invierno resulta recomendable emplear una adecuada crema que te proteja de sus efectos. Por este motivo, tu crema de día, además de hidratar tu piel durante las 24 horas del día, debe brindarte protección solar. En este sentido, te animamos a conocer nuestros productos como NIVEA Q10 Power Antiarrugas FP 30 o dentro de nuestra línea Hyaluron Cellular Filler Extra Firmeza FP30 o Elasticidad y anti-gravedad FP30 proporcionan una hidratación intensiva al tiempo que combaten los signos del envejecimiento de la piel. Además, gracias a su sistema de protección UV contribuyen a prevenir la aparición de nuevas arrugas y a proteger la piel del envejecimiento provocado por el sol.

Descanso adecuado

Procura dormir unas ocho horas diarias y recuerda fortalecer el descanso de la piel con una crema de noche que ayudará a tu dermis a regenerarse mejor. Para ello, puedes servirte de nuestro amplio muestrario de productos. Así, te proponemos que empieces a mimar tu piel con alguna de nuestras cremas de noche que ofrecen un cuidado intensivo ayudando a tu piel en su proceso de regeneración celular mientras duermes.

Hidrata tu piel desde el interior bebiendo aproximadamente dos litros de agua al día

No olvides consumir frutas y verduras que además de proporcionarte agua, como las sandías, son ricas en licopeno que protege al organismo frente al estrés oxidativo causado por los radicales libres.

Practica ejercicio

Es posible que ignores que el deporte favorece la eliminación de las sustancias tóxicas de nuestro organismo cuya presencia daña la piel provocando un envejecimiento prematuro.

En definitiva, el envejecimiento prematuro de la piel es un signo inequívoco de que debemos cambiar con carácter urgente ciertos hábitos de nuestra vida. Por lo tanto, tómatelo muy en serio y no lo consideres un mero problema estético.

Fuentes vinculadas:

 

 

derematóloga

Contenido validado por

Dra. María Agustina Segurado

Especialista en Dermatología

NIVEA