Sesión de belleza en casa con NIVEA

Sesión de belleza en casa con NIVEA

Gozar de una sesión de belleza en casa sin tener que poner un pie fuera de ella es mucho más sencillo y, sobre todo, efectivo de lo que creías. Solo hay que reservar un poco de tiempo, hacernos con los productos indispensables y ponernos a ello. Ya verás que los resultados saltan a la vista y, además, te habrás relajado durante este tiempo que te has dedicado a ti misma. ¡Manos a la obra!

¿Cómo preparar una sesión de belleza en casa?

Las ventajas de la sesión de belleza en casa son bastante evidentes, porque nos permite ahorrar tiempo por no tener que acudir al centro de estética, pero también mejorar de manera evidente el aspecto de nuestro cutis, ya que la piel, quedará purificada, relajada, hidratada y muy suave, totalmente recuperada tras una semana de estresante trabajo.

Limpiar la piel

El primer mandamiento de la belleza es la limpieza. Por eso, antes que nada, debemos asegurarnos de que la piel está limpia y sin restos de maquillaje o impurezas. En este sentido, puedes elegir un limpiador entre las tres aguas micelares de NIVEA Micellair que resultan muy adecuadas para comenzar nuestro ritual de belleza. El agua micelar es capaz de eliminar profundamente el maquillaje cuidando al mismo tiempo tu piel. Atrapa los residuos como un imán y permite que tu piel respire. Además, NIVEA Micellair Professional es capaz de llevarse incluso el maquillaje más intenso o el waterproof gracias a su fórmula bifásica, y sin necesidad de frotar.

Relajar la piel y abrir los poros

Una buena manera de preparar la piel antes de la exfoliación es aplicando suavemente una toalla con agua caliente. ¿Y cómo lo hacemos? Pues es bien sencillo. Únicamente moja una toalla de mano, colócala en un recipiente e introdúcela en el microondas. Solo necesitarás calentarla durante 30 segundos, y aplicártela sobre la piel. Túmbate mientras hace su efecto hasta que se enfríe.

Exfoliar la piel

En caso de no tener un producto exfoliante a mano, podemos recurrir a algo tan simple como mezclar una crema hidratante como NIVEA Creme con unos granos de azúcar y pasarla suavemente por todo tu cutis. Toma nota de nuestros consejos para una exfoliación de primera:

  • Si tienes el cutis seco o sensible, podrás realizar una exfoliación cada quince días. En caso de tenerlo normal, mixto o con tendencia grasa puedes aumentar la frecuencia a una vez o dos por semana.
  • Aplica el producto sobre diversos puntos de la piel: la nariz, las mejillas, el cuello, la frente y la barbilla.
  • Masajea con delicadeza con las yemas de los dedos.
  • Ciertas zonas, como la nariz y la barbilla, pueden requerir algo más de esmero.

A continuación, retira el producto con agua templada o con una toalla humedecida. Por cierto, aunque remedios caseros como el azúcar o las almendras molidas pueden reemplazar cualquier producto exfoliante, es posible que no quieras complicarte demasiado cocinando tus propios remedios. Si es así, anímate a dejar tu piel como nueva con NIVEA Exfoliante de Arroz Suave con una fórmula que incluye arroz y arándanos cultivados de manera orgánica (BIO). Sus finas partículas exfoliantes eliminan las células muertas de la superficie de tu piel, dejándola purificada, libre de puntos negros y muy suave. Si eres constante en aplicar este paso en tu rutina de belleza, verás cómo se regenera y equilibra tu piel para lucir un aspecto envidiable.

Mascarilla purificante

Por supuesto, puedes acudir a tu cocina para preparar una de las tantas mascarillas caseras de las que puedes echar mano para este particular ritual de belleza en casa. En concreto, si quieres dotar de luz y brillo al rostro, te proponemos que mezcles una cucharada de alga espirulina en polvo con agua. Luego masajeas el rostro con esta mezcla y la dejas reposar durante 10 minutos. La retiras con agua fría y a disfrutar de los resultados.

Obviamente también puedes recurrir a una de las muchas mascarillas para encontrar la que más se adapte a ti. Por ejemplo, las mascarillas de tejido son la última tendencia, y seguro que NIVEA Urban Skin Mascarilla de Tejido Detox, con su fórmula matificante con té verde y carbón dejará tu piel con un aspecto impecable. Si quieres aportar un extra de frescor, puedes enfriarla en el frigorífico antes de aplicarla. Este paso en tu sesión de belleza es un auténtico placer relajante, y merece otro descanso para que tú y tu piel la disfrutéis plenamente.

Tónico

Nuestro tratamiento de belleza casera andaría un tanto cojo si no contara con un tónico. ¿Qué te parece nuestro Tónico Facial Suave con aceite de almendras? Lograrás equilibrar tu piel y, sobre todo, la prepararás para el siguiente paso, porque es un hecho demostrado que los sérum y las cremas hidratantes se absorben mejor después del uso del tónico facial.

Sérum e Hidratante

No se nos ocurre mejor forma de coronar nuestra sesión de belleza en casa que con NIVEA Hyaluron Cellular Filler Serum Renovador Antiedad, con el que lograrás activar las células de tu piel y perfeccionar su aspecto.

No olvides que si tu intención es salir a la calle después de semejante sesión de mimos a tu piel no debe faltarte una hidratante con protección solar. Tienes dos opciones, NIVEA Hyaluron Cellular Filler FP15 o NIVEA Hyaluron Cellular Filler FP30, con ácido hialurónico y creatina, que aporta la hidratación que tu piel necesita y la protege del fotoenvejecimiento, el daño celular y la aparición de manchas inducidas por la luz solar. Elige la más adecuada según tu tipo de piel y la intensidad de luz a la que te vas a exponer.

Si por el contrario, has hecho esta sesión de spa casero a última hora, puedes rematarla con

NIVEA Hyaluron Cellular Filler Contorno de Ojos y NIVEA Hyaluron Cellular Filler Cuidado de Noche, para nutrir y regenerar tu piel mientras tu descansas. Y seguro que tanto tú como tu piel descansareis de lo lindo tras este tratamiento de belleza en casa. Todo un lujo a tu alcance, ¿verdad?